ADELANTE
Pepe Valencia

En 1988, Miguel Ángel Yunes Linares participa como candidato del PRI a diputado por un distrito de la ciudad de México y es derrotado por Marcela Lombardo Otero, hija del luchador izquierdista Vicente Lombardo Toledano.

1997, el para entonces poderoso secretario de gobierno, Miguel Ángel Yunes, renuncia al cargo, se erige en presidente del PRI y conduce el proceso para renovar ayuntamientos en el estado de Veracruz. Se le atraviesan Fidel Herrera Beltrán, Gonzalo Morgado Huesca, Carlos Rodríguez Velasco y otros priistas que operan contra su partido y lo hacen perder alrededor de la mitad de los municipios en las elecciones de octubre de ese año.  Ante tal fracaso, dimite a la dirigencia del PRI y aplaza su sueño de ser gobernador.

Como formidable animal político que es, según atinada definición que de él hizo el periodista Ricardo Alemán, Yunes Linares se recupera y años después habla con Miguel Alemán y le expresa su deseo de contender por la gubernatura.  Esa vez el escogido es Fidel Herrera Beltrán.

En 2010, ya fuera del PRI y postulado por el PAN, Miguel  Ángel Yunes  es vencido por Javier Duarte de Ochoa… con la ayuda de Fidel Herrera.

Por fin hoy es flamante gobernador de Veracruz, por apenas 2 años. Deseo cumplido.

Año 2000, como candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador, salta a la fama al triunfar en la elección de jefe de gobierno de la ciudad de México. En abril del 2005 es desaforado a instancias del presidente Vicente Fox.

Finalmente supera la maniobra y es candidato presidencial dos veces,

Se coluden PRI y PAN con los poderes fácticos y, tras intensas y costosas campañas negras, le impiden llegar a la presidencia.

Ahora vienen las elecciones municipales en Veracruz  el próximo año. Las fuerzas que se medirán son MORENA y PAN, acaudilladas por Andrés Manuel López Obrador y Miguel Ángel Yunes, respectivamente.

Si MORENA se lleva la mayoría, López Obrador se consolidará en su carrera hacia la presidencia.

Si arrasa el PAN, apoyado por Yunes Linares, éste podrá influir para imponer a su delfín en la gubernatura y se catapultará, ¿por qué no?, rumbo a Los Pinos o por lo menos a Gobernación. Antes, sin embargo, necesita cumplir dos importantes promesas de campaña: reducir en 50 por ciento la inseguridad y encarcelar a Javier Duarte.

Andrés Manuel y Miguel Ángel,  frente a frente. Ambos han perdido y ganado batallas.

¿Por quién votarían?