“En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que las disputas internas en los partidos se hacen presentes ante las próximas elecciones: “¿se acuerdan cuando Humberto Moreira bailaba el chúntaro style al finalizar cada uno de sus mítines? […] el coahuilense otra vez está hecho un torbellino y causando destrozos dentro del priismo. Su intención de ser Diputado local en las elecciones del 2017 pone en un dilema a su partido, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), porque por un lado Enrique Ochoa Reza ya dijo que el ex Gobernador ni de chiste será postulado por el tricolor. Pero […], los priistas irán en alianza con el Partido Joven… que es el que haría candidato a Moreira. […] desde el gobierno federal le han enviado diversos mensajes y mensajeros a ‘El Profe’ para que le baje dos rayitas a su activismo, pero éste nomás no les hace caso. […], fue el propio Miguel Osorio Chong, quien le habría leído la cartilla a Moreira, pero éste simplemente lo ignoró […]. A todo esto se suman las supuestas declaraciones del ex Gobernador en las que tacha de ‘traidor’ a su hermano, el Gobernador Rubén Moreira, y además amenaza con echar al PRI de Coahuila, si a él lo echan de las filas tricolores. […] los analistas llaman un auténtico caso de chivo coahuilense en cristalería tricolor”. (sinembargo.com).