carlos-reyes-sViernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
22 de diciembre de 2016

Se acuerda usted del “mago” Herrera, ese diputado chapucero que en 2005 alteró la votación en el Congreso local siendo secretario de la mesa directiva para favorecer la elección del procurador de Justicia del estado. Entonces el “mago” Herrera alegó que lo habían amenazado de muerte y que por eso había cambiado las cuatro boletas de los panistas que rechazaban la llegada de Emeterio López Márquez como procurador. Por supuesto que el “mago” mentía, porque después de ser expulsado del PAN recibió su pago por parte de los priistas y así se fue navegando hasta que llegó a ser delgado del Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe).

Por supuesto Francisco Herrera, quien como diputado dio muestras de su “honorabilidad” y “honestidad”, no podía ser menos como delegado de Conafe. Para empezar, cómo se puede poner en esta delegación a un sujeto tramposo y deshonroso, en esta que es un área muy sensible porque maneja un objetivo determinado e importante para el país como el fomento educativo.

Nos llegan informes de que apenas llegó Francisco Herrera a Conafe, como buen sabueso se puso a olfatear de dónde podía sacar dinero sin que se dieran cuenta en la federación. Es por ello que desde su llegada se ha dado de forma descarada el robo de recursos y la integración a la plantilla de trabajadores de varios aviadores.

Un ejemplo claro de un aviador es el siguiente: en la página de transparencia del Conafe uno puede encontrar a Carlos Reyes Sánchez, el yerno de Flavino Ríos Alvarado, como jefe de departamento de esa delegación, percibiendo un sueldo de 23 mil pesos mensuales. Sin embargo si usted pregunta a los trabajadores de Conafe le dirán que Carlos Reyes Sánchez no trabaja, ni ha trabajado jamás en esa delegación. (http://portaltransparencia.gob.mx/pot/directorio/consultarDirectorio.do?method=consulta&idServidorPublico=CVESERVCONAFE330&_idDependencia=11150)

Cabe recordar que Carlos Reyes fue la razón por la que fuera corrido Jesús Manuel Jaramillo Díaz de León de la comparecencia del secretario de SEDECOP, pues se rio cuando la diputada Jazmín Copete cuestionó al secretario por los cuantiosos contratos que se asignaron al yerno de Flavino desde esa dependencia. Por cierto Carlos Reyes fue jefe de la Unidad Administrativa de esa dependencia.

Pues no conforme con eso, también encontramos a Carlos Reyes Sánchez, yerno de Flavino Ríos Alvarado, como Director General de Planeación y Evaluación para el Desarrollo, adscrito a la Secretaría de Finanzas. Ahora se refugia con el “mago” Herrera en Conafe.

La delegación de Conafe recibe apoyos por parte de la federación con Motivo de la reforma Educativa, presupuesto que se debería utilizar para acondicionar y mejorar los espacios educativos de Conafe en Veracruz. Los informes que nos han llegado señalan que Francisco herrera está llevando a cabo un robo masivo de los recursos a través de constructoras ligadas a su persona.  De los montos entregados a las comunidades para este rubro el “mago” Herrera se queda con el 80% y sólo entrega el 20% en obra y materiales.

¿Y quién pone orden en las delegaciones federales? De eso se aprovecha el “mago” Herrera, él cree que Yunes Liares no le puede hacer nada en esa área, y Simón Iván Villar Martínez, director de Conafe, está muy lejos y muy ocupado como para darse cuenta.

Vaya con el “mago”, que sigue haciendo de las suyas.

Postdata 1: La UPAV con 20 millones llega a más alumnos que la UV con 6 mil 500 millones de pesos

Una vez que ha pasado la tormenta por la Universidad Popular Autónoma de Veracruz, una vez que se ha visto que la UPAV antes que caer devastada ha quedado robustecida, una vez que se han acallado las voces infamantes que se alimentan de ignorancia, queda ver si el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares apoya lo suficiente a esta universidad que ha dado muestras del gran trabajo que se puede realizar con esfuerzo y voluntad. Recientemente el periodista Rene del Valle hizo hincapié en un detalle que debería ser considerado: “La UPAV tiene un presupuesto público de 20 millones de pesos y atiende a poco más de 70 mil alumnos, eso significa que la UV tiene un presupuesto 325 por ciento mayor y atiende a 10 mil alumnos menos que la UPAV”. Por supuesto que está el tema de la calidad educativa, ¿pero se imagina usted a una UPAV con un presupuesto real, no semejante al de la UV, pero sí con algo más que 20 millones de pesos? Si con el poco presupuesto que recibe la UPAV ha entregado títulos con todo y cédulas profesionales a muchos veracruzanos que hoy día se desempeñan profesionalmente, con un presupuesto mayor los resultados serían mucho mejores.

aortiz52@nullhotmail.com