Obispo Hipólito Reyes Larios
Obispo Hipólito Reyes Larios

Xalapa – 2016-12-19 – Leticia Rosado / En carta firmada por once obispos asignados en la entidad veracruzana, acusan que en Veracruz “la fuerza poderosa del mal” se ha manifestado en la corrupción, la impunidad y la injusticia.

Además, la violencia se ha establecido desde hace varios años en pueblos y ciudades con sus múltiples manifestaciones de inseguridad, extorsiones, secuestros, asaltos, robos y asesinatos que han sufrido muchas personas de todas las clases sociales y ocupaciones.

En el mensaje, con motivo de la Navidad de este año, reconocen que, si bien hay un avance creciente de la cultura de la muerte en la sociedad, también existen quienes desde su trinchera luchan por mantener la paz.

Mediante el comunicado de este domingo de la Arquidiócesis de Xalapa, los sacerdotes afirmaron que: “Nos duele profundamente que esto se siga realizando en gran parte del país y con tintes muy especiales en nuestro Estado. Se trata de auténticos signos del pecado personal y social que laceran profundamente la dignidad de las personas y propician tristemente el aumento de la descomposición del tejido social”.

Además reconocen que “la fuerza poderosa del mal” se ha manifestado en la corrupción, la impunidad y la injusticia que han logrado penetrar los niveles de la economía, la política y la administración pública.

Lo anterior ha dejado una estela de mayor pobreza y descontento social entre los veracruzanos, sostienen los firmantes: arzobispo emérito de Xalapa, Sergio Obeso Rivera, el arzobispo, Hipólito Reyes Larios; el Obispo de Veracruz Luis Felipe Gallardo Martín del Campo; de Papantla, José Trinidad Zapata Ortiz; de Coatzacoalcos Rutilo Muñoz Zamora; Córdoba, Eduardo Porfirio Patiñó Leal; de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino; Juan Navarro Castellanos, Obispo de Tuxpan; Fidencio López Plaza de San Andrés Tuxtla; el Obispo Auxiliar de Xalapa, Rafael Palma Capetillo; y Lorenzo Cárdenas Aregullín, Obispo Emérito de Papantla.
“Es indignante el sufrimiento y el dolor de los inmigrantes maltratados, de las mujeres violentadas, de las personas desaparecidas, de los indígenas olvidados y explotados”, afirman en el documento.

En ese sentido, consideraron que la conmemoración de la Navidad llena de alegría y esperanza las vidas, como las realidades que toca experimentar y asumir hoy.

Se requiere creer firmemente que Cristo, dicen, salva, libera y transforma en personas nuevas capaces de influir en la construcción de un mundo mejor.

“Ahí están un buen número de laicos comprometidos en sus familias y en sus profesiones, en la vida activa de la Iglesia y también del trabajo en favor de una sociedad más humana, más justa y más llena de los valores del Evangelio”.

Para finalizar los representantes de la Iglesia Católica envían un mensaje de felicitación, paz y oración no solo a sus feligreses sino a los veracruzanos en general.

Agencia Imagen del Golfo