yunes-linares-m-a-carmona-proceso-b-850x340

La Sesión solemne del Congreso en que rindió protesta como gobernador de Veracruz (el número 76), Miguel Ángel Yunes Linares, se considera inédita porque por vez primera en 86 años se notó la ausencia de destacados políticos afiliados al PRI (excepto el dirigente petrolero Carlos Romero Deschamps), y sí en cambio fue notoria la presencia de las elites políticas del PAN y del PRD. Fue raro el espectáculo para quienes están habituados al escenario político de antaño ya que hasta la forma de aplaudir es distinta. Dentro de lo insólito está el que un gobernador constitucional, apenas en su primer día de ejercicio reintegre al patrimonio de los veracruzanos más de mil millones de pesos que recuperó como gobernador electo forzando a devolverlo a quienes lo hurtaron para beneficio propio.