Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez
12 de diciembte de 2016

*¿Gobierno del cambio?
*Urge sosegar soberbios

NO FUE ni la militancia del PAN ni la del PRD quienes llevaron, exclusivamente, al triunfo a Miguel Ángel Yunes Linares el pasado 5 de junio sino, en gran medida, esa burocracia que durante seis años fue sobajada por el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa; priistas relegados por esa pléyade de efebos que rodeaban al, ahora, prófugo; elementos policiacos maltratados por Arturo Bermúdez, hombres y mujeres agredidos y despojados en sus salarios y prestaciones, y todo ese personal que vieron en el oriundo de Soledad de Doblado una esperanza de acabar con el “dictador” y sus “mancebos”, y por ello votaron, no Héctor Yunes a quien consideraron incapaz de iniciar una batida contra su “compañero de partido”, sino por el panista que desde campaña presentó denuncias formales y aguantó la embestida del “duhartazgo”.

POR ESA razón, muchos que votaron por Yunes Linares agobiados por los excesos de la pasada administración, no se explican por qué, ahora, la actitud prepotente y grosera de algunos servidores públicos “del cambio”, a tal grado que trabajadores del DIF Estatal se preguntan si en realidad, como señala el viejo adagio “estaban mejor cuando les iba peor”, y basta enumerar algunos casos, como el de la flamante directora general de esa institución, María Laura García Beltrán, esposa del, también, recién nombrado secretario de Salud, Arturo Irán Suárez Villa, quien ya se ha ganado a pulso el rechazo de los trabajadores por su carácter altanero y soberbio al tratar con la punta del pie a modestos empleados que ninguna culpa tienen de haber trabajado en el sexenio de Duarte, Fidel o Alemán, y que lo único que desean es respeto a sus actividades porque así lo contempla la Ley Federal del Trabajo y los acuerdos internacionales de Derechos Humanos.

APENAS LA semana pasada, la titular del DIF Estatal dio muestras del trato despótico que es capaz de expresar contra colaboradores, cuando una empleada embarazada de esa institución, de nombre Clara “N”, sufrió un desmayo y tuvo hemorragia interna luego de que la doctora García Beltrán la corriera a gritos y de manera prepotente, de acuerdo con testigos de los hechos. Y todo ello ha ocurrido poco antes del arribo de la señora Leticia Márquez de Yunes, esposa del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que llegaba para presentarse formalmente con todos los trabajadores, muchos de los cuales la conocen desde que su esposo fue secretario general de Gobierno durante los primeros cinco años del sexenio 1992-1998, y saben de su amabilidad y trato terso, contrastante con la chocante actitud de García Beltrán.

POR LO pronto, la joven señora tuvo que ser llevada en una ambulancia del Centro de Atención Especializada “Doctor Rafael Lucio” (CAE) a la Clínica 66 del Seguro Social para ser atendida. En apenas ocho días, la doctora García, que anteriormente fue directora de Protección Contra Riesgos Sanitarios y directora de Atención a la Salud en la Secretaría de Salud de Puebla, además de subdelegada médica en la delegación poblana del ISSSTE -mientras su cónyuge fue director general del Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores de ese Estado (Issstep)-, ya se ha ganado una mala imagen que en nada aboga al “Gobierno del Cambio” que desea encabezar Miguel Ángel Yunes.

PERO NO es el único caso: en el Instituto de Capacitación para el Trabajo (Icatver) ha sorprendido que, de buenas a primeras, la nueva administración les ha pedido la renuncia a todos, directores, subdirectores y jefes de capacitación y vinculación, en total, más de 100 empleados, lo que pone en evidencia algo que no tiene desperdicio: la novatez de los nuevos, ya que se quedan sin las personas que conocen el manejo de esa instancia y de otras dependencia donde ocurre lo mismo, como es el caso de los trabajadores de Radio y Televisión de Veracruz (RTV) a quienes se les ha informado que a partir de la próxima semana o en la primera quincena de diciembre se anunciarán los primeros despidos.

HACE 15 días, cuando el flamante director de RTV se presentó ante el personal, le advirtió que habría cambios, y aunque muchos esperaban que estos serían en áreas de mando, ahora se sabe que incluye a la estructura técnica y no, precisamente, por falta de dinero sino porque la administración Estatal quiere imponer allí a su “equipo”. Sin duda, RTV fue usado por el anterior gobierno para incrustar aviadores, pero es necesario que la nueva administración sepa detectarlos y no haga un corte de cabezas en general, ya que de lo contrario difícilmente se podrá hacer sustantivo en ese canal televisivo.

LOS ESCOLTAS dependientes de ayudantía y de seguridad pública son otros que están en “la tablita”, y todo por haber servido a Duarte de Ochoa, como si estos señores no estuvieran obligados a recibir y acatar órdenes, como si fueran autónomos y hubiesen querido estar donde estuvieron porque así lo decidieron.

Y QUÉ decir de los empleados y trabajadores de la Secretaría del Medio Ambiente y de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente, organismo creado a finales de 2010, quienes ya enviaron una misiva al gobernador Miguel Ángel Yunes denunciando que ya les advirtieron que serán despedidos, cuando él prometió un Gobierno cercano a la gente. Y lo mismo ocurre en la Secretaría de Agricultura, en Educación de Veracruz, en la Secretaría de Gobierno e, incluso, en Secretaría de Protección Civil por solo citar algunos casos.

INSISTIMOS: No fue solo el voto de panistas y perredistas los que encumbraron a Miguel Ángel Yunes Linares sino, también, el de priístas y trabajadores lastimados por la pasada administración que en busca de un nuevo “padre” han encontrado, tal vez, un “padrastro que los maltrata y humilla” y, lo peor, que atenta contra lo más sagrado que es el recurso para llevar el alimento a casa. Tal vez, el Gobernador no esté enterado del todo en torno a lo que está ocurriendo o, acaso si lo está, sin embargo, no es la mejor manera de ganarse a la sociedad, sobre todo de cara al 2017 y 2018, y aclaramos: no somos enemigos del nuevo régimen, tan solo cumplimos con nuestra obligación reporteril de decir las cosas en tiempo y forma. OPINA carjesus30@nullhotmail.com