Sin remitente
Por Sabino Cruz V.
09 de diciembre de 2016

Al corte de la primera semana de vida del “gobierno de la alternancia” nos hemos enterado de más trapacerías del prófugo Duarte de Ochoa: rancho El Faunito en la Barranca de San Miguel, en la carretera federal Fortín-Orizaba; rancho Las Mesas en Valle de Bravo; 250 millones de pesos; bienes muebles e inmuebles en Xalapa, Coatepec, Alvarado, Tlacotalpan, más lo que se vaya acumulando; un avión de 75 millones de pesos y un helicóptero de 18 millones de pesos.

También hemos sido informados del decomiso de 17 obras de arte y documentos históricos que se encontraron en el rancho El Faunitos, las cuales, de ser confirmadas, en mucho rebasará el monto robado por el señor Duarte de Ochoa: facsímil del Acta de Independencia del Imperio Mexicano, pintura que retrata a los firmantes de los Tratados de Córdoba, una pintura de Fernando Botero, tres obras de David Alfaro Siqueiros, un Rufino Tamayo, una Leonora Carrington, una litografía de Joan Miró, una escultura de Javier Marín, entre otras.

Acumulación de obras que se suma a las que al inicio de la gestión tomó de las donaciones/préstamos que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hizo al gobierno del Estado, a través del Instituto Veracruzano de la Cultura, así como el traslado de los “Diego Rivera” del Museo de Arte del Estado de Veracruz a Casa Veracruz. Situación que causo molestia al director en turno del IVEC, doctor Félix Báez Jorge, y que devino en una malquerencia entre el señor Báez Jorge y el subdirector de Arte y Patrimonio y Pinacoteca “Diego Rivera”, señor Jorge Duarte Bouchez.

El señor Duarte Bouchez, al ser la autoridad en materia de Arte y Patrimonio, quizás tenga algo que ver y decirnos sobre las obras de arte encontradas en el rancho el Faunito, pues su experiencia en administración de museos y tesoros culturales, le permitió estar al frente de la Pinacoteca y de la subdirección responsable de la salvaguarda de los bienes patrimoniales edificados, naturales, artísticos, intangibles y subacuáticos, por más de once años. Con el agravante además de que es primo directo del prófugo de la justicia.

Otras de las herencias que nos ha dejado el “sexenio trágico”, es la creación de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz (UPAV) y los títulos chafas que se expidieron. Universidad gestada por el señor Fidel Herrera Beltrán durante su campaña para la gubernatura, en respuesta a la demanda de miles de jóvenes que no aprobaron el examen de admisión de la Universidad Veracruzana.

Un secreto a voces conocido por toda la geografía veracruzana y allende de las fronteras políticas fue, no solo la mitomanía del profesor Guillermo Zúñiga Martínez+, fundador y primer rector [llegó a comparar la UPAV con Harvard en cuanto a calidad de los programas], la educación de garaje que se impartía, la opacidad de los recursos, sino la falsedad de la acreditación de los grados que se ofrecían; anomalía que generó varias denuncias por que los certificados y títulos carecían de toda validez oficial por parte de la Secretaría de Educación Pública.

Los documentos que a la fecha se han emitido, según le informaron al gobernador del Estado, señor Miguel Ángel Yunes Linares, autoridades de la SEP en la semana que corre, no tienen registro, lo cual deja en la más completa incertidumbre a los más de cien mil egresados de esa institución ¿educativa? A menos que se demuestre que don Aurelio Nuño Mayer miente, hoy miles de estudiantes de esa escuela debería de preocuparse y ocuparse del asunto.

Malas noticias a la que se suma los resultados de la prueba del Programa para la Evaluación de Estudiantes Internacionales (PISA 2015) y en la que una vez más la educación en el país se encuentra, “como hace 15 años” entre las peores del mundo. (https://www.oecd.org/pisa/PISA-2015-Mexico-ESP.pdf)

Los resultados obtenidos en las pruebas de rendimiento escolar, reflejan la mala calidad de los servicios educativos que se ofrecen en los centros escolares del país en lo general, pero de Veracruz en lo específico. Docentes frente a grupo que, amparados por un sindicalismo retrógrado que privilegió intereses personales, por encima de la formación, actualización, capacitación y/o profesionalización de sus agremiados, inhiben el deseo de aprender de los educandos.

En este mismo tenor están los directores de escuelas de secundarías generales que llevan años al frente de las Instituciones Educativas. Tiempo que han empleado para obtener ganancias por la venta de uniformes escolares, bebidas/alimentos en las tiendas escolares, además de colocar a sus parientes en las escuelas que dirigen.

A la depuración en la SEV de los hombres/mujeres que no demuestren desempeñar la función para la que fueron contratados, el secretario de educación, señor Enrique Pérez Rodríguez, debe también renovar los cuadros directivos de las escuelas del estado; principalmente las de la capital. Muchas de estas escuelas están a cargo de directivos que son un lastre para la Calidad de la Educación, sin capacidad de liderazgo, ni para la gestión educativa. Individuos con más de diez años al frente de una Institución y que solo buscan su propio beneficio, el de sus familiares y personas allegadas.

Comentario Breve

La obsesión por estar en el libro mundial de los Records Guinness de quien sabe quién: ¿El director del Ballet Folklórico de la UV, señor Ángel Silvestre Ciro García?, ¿El alcalde de la ciudad, señor Américo Zúñiga? ¿Sara Ladrón de Guevara Gonzáles, rectora de la UV?, hace que se pierda de vista lo más trascendental en la salvaguarda de las tradiciones y costumbres de los pueblos originales y mestizos.

Confío que la juventud del director general del IVEC, señor Enrique Manuel Márquez Almazán no sea un impedimento para que haga un excelente y extraordinario trabajo, logré nuevamente que “en el estado y el extranjero conozcan la gran calidad de artistas y creadores que hay en Veracruz”, y capitalice la producción de creadores nativos y mestizos. Clara que eso va a dependen de los colaboradores con los que se rodee. Por lo pronto, reciclar gente de administraciones pasadas, principalmente [email protected] fidelistas es un mal presagio.