Crónicas Urgentes

Por Lenin Torres Antonio

30 de diciembre de 2016

 La UPAV entre fuego cruzado

Después de sociabilizar por el facebook una propuesta de constituir los upavistas una Asociación Académica y Docente de la UPAV, he dialogado con compañeros de la UPAV, y hemos coincidido en ésta necesidad, además de integrar urgentemente un Consejo Universitario en Defensa de la UPAV, así como de reprobar algunas iniciativas de la actual “rectoría”, como lo que se desprende de la circular que nos hizo llegar la Rectoría a través de la Dirección Jurídica, donde de forma intolerante se nos quitan atribuciones y derechos, vulnerando nuestra capacidad administrativa y escolar, además de dejar entre paréntesis nuestra probidad, donde nos señalan que no podemos ni siquiera expedir una constancia de estudios a nuestros alumnos, siendo ésta iniciativa una prueba de cómo entienden de forma limitada la “modernización administrativa” de nuestra universidad, con más burocracia y más centralización de poder, contraviniendo toda lógica de la simplificación administrativa que indica claramente descentralizar y no centralizar. Así como la disposición de entregar de forma apresurada los expedientes de los alumnos tanto de las generaciones en curso como las que han salido de nuestras licenciaturas, con el invalido argumento de que la Federación o sea la Secretaria de Educación Pública, demanda tales expedientes para constatar la existencia de los alumnos, situación que no tiene que ver con el Acuerdo que en materia de educación tiene el Estado de Veracruz con la Federación, puesto que el Estado tiene la atribución de ofertar toda clase de Educación, y administrarla. Además que dicha exigencia está enmarcada con una incalificable amenaza de dar de baja a todo alumno que no pueda cumplir con los originales de los documentos requeridos para demostrar su matrícula, vulnerando sus derechos elementales y humanos, súmese también la amenaza de dar de baja a todo alumno de no cubrir con adeudos anteriores a su cuatrimestre en curso.
Cómo no entender que somos nosotros los directores solidarios, los docentes y los alumnos quienes hemos construido ésta opción de Educación Superior Pública para los veracruzanos, como respuesta al rezago histórico que en materia de educación superior pública el Estado de Veracruz tiene con la sociedad veracruzana.
Cómo no entender que no se puede exigir pagos en estos momentos de crisis financiera por lo que atraviesa nuestro Estado.
Cómo no entender que no se puede exigir con amenazas requerimientos que se pueden sociabilizar planificadamente, bajo cualquier tipo de pretexto de modernización y reforma.
Cómo no entender que lo primero que debió hacer la actual rectora es presentarse con la comunidad Universitaria, abriendo un marco democrático de inclusión, y convocarnos a consolidar académicamente a nuestra Universidad.
Cómo no entender que una de las principales luchas que debe iniciar la UPAV para alcanzar la excelencia académica, y la inserción en el Sistema de Universidades Públicas del País con todos los derechos y prerrogativas, es si y sólo si con la participación de toda la comunidad universitaria en un marco de tolerancia, inclusión y democracia participativa.
Con esa improvisación, con esa falta de planeación, y más con un elemento fundamental que es la Educación Superior Pública, Veracruz ocupa el vigésimo octavo puesto a nivel nacional en cuanto a la más baja tasa de cobertura en educación superior y que equivale a 10.8% sobre 16.8% de la media nacional; si así pretende el actual gobierno del Estado hacer frente a los graves problemas económicos, de pobreza, violencia, e inseguridad que vive nuestro Estado, seguro el futuro de Veracruz se presagia fatal.
No debe olvidar el actual gobierno del Estado que después de la fundación de la benemérita Escuela Normal Veracruzana “Enrique C. Rebsamen” a finales del siglo XIX (8 de noviembre de 1886), y la creación de la Universidad Veracruzana UV a mediados del siglo XX (11 de septiembre de 1944), ha sido la creación de la Universidad Popular Autónoma de Veracruz UPAV (ley número 276 que crea la Universidad Popular Autónoma de Veracruz) creada oficialmente por decreto el  lunes 1 de agosto de 2011, a principios del siglo XXI, el hecho más trascendental en materia de Oferta de Educación Pública Superior en Veracruz.
La UPAV ha quedado en medio de un fuego cruzado entre el gobierno federal (PRI), quien personificado a través de su Secretario de Educación Pública hizo declaraciones irresponsables e ignorantes que han afectado gravemente el duro trabajo para consolidar la UPAV, y la actitud revanchista y visceral del actual gobierno del Estado (PAN:PRD), que también se sumó al linchamiento de la UPAV, puesto que en su afán de descalificar a la pasada administración, no dudó en señalar principalmente los abusos que fue objeto la UPAV, y se olvidó de todo lo que se ha hecho, y la cobertura de ilusiones de miles de veracruzanos que han visto en la UPAV una esperanza de formarse profesionalmente para un mejor futuro, hay más cosas buenas y serias que las bajezas y la corrupción de que fue objeto por traidores al espíritu del Profesor Hector Guillermo Zuñiga Martinez y el Profesor Ranulfo Lara Pérez, fundadores y creadores de la UPAV.
Hoy más que nunca deben saber tanto el gobierno (federal, estatal y municipal) como la sociedad, que México y Veracruz sólo con la Educación tiene la esperanza de un mejor futuro. No hay más.