torre-pediatrica
Con información de diario Reforma

La administración de Javier Duarte heredó numerosas obras inconclusas y adeudos por más de 8 mil 500 millones de pesos en el sector Salud de Veracruz, recuerda el diario Reforma en su edición de este domingo.

Casi al término de su gestión, el propio secretario de Salud de la entidad, Fernando Benítez Obeso, reconoció ante diputados locales que quedaron sin terminar las obras de 109 clínicas y hospitales.

Entre dichas obras se encuentran la Torre Pediátrica del Puerto de Veracruz y el Hospital Psiquiátrico de Orizaba.

Quedaron inconclusos los hospitales de Nautla, Cosamaloapan y Papantla, del que se construyó la primera etapa y la segunda fue cancelada por falta de dinero.

Además quedó incompleto el Hospital de Naranjos, que contaría con 30 camas para la atención de los pacientes. De este hospital no se concluyó la obra porque la empresa encargada de la construcción terminó el contrato de manera anticipada debido a la falta de pagos.

El Hospital de Poza Rica quedó con un 24% de avance y el Hospital Regional de Perote, que tendría 50 camas y brindaría consultas de especialidad a más de 50 mil personas, permanece en obra negra. La construcción se suspendió porque la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) no depositó la mitad de la inversión que le correspondía.

En general, las obras no se terminaron porque a las constructoras que las iniciaron se les adeuda alrededor de 115 millones de pesos, aseguró José Kirsch, presidente de la Comisión de Salud del Congreso estatal. En 2016, denunció, la Sefiplan no transfirió a la Secretaría de Salud 14 mil 205 millones de pesos provenientes de fondos federales.

“Esa cantidad representa los pasivos, las deudas a proveedores y fugas. No se sabe dónde está ese dinero, tal vez empresas fantasma, salidas de dinero que no se han comprobado del todo, pero es un estimado. Se tiene que esperar las auditorías para confirmar si pudiera ser hasta más”.

“Esa es la razón de que no tengamos medicamentos, que no haya equipo médico, que no haya para plantillas de médicos, que no se hayan terminado las construcciones de hospitales”.

Con mil 581 unidades de consulta médica y 103 hospitales -la mayoría de la Secretaría de Salud federal y del IMSS-, Veracruz enfrenta un rezago en materia de infraestructura sanitaria: uno de cada cuatro habitantes padece carencia de servicios de salud.