Inicio Lobo Plateado Duarte y sus diputados genocidas

Duarte y sus diputados genocidas

0

Continuarán siendo un misterio para los veracruzanos las razones que llevaron a Javier Duarte, Juan Nicolás Callejas Arroyo, Tonatiuh Pola Estada, Juan Francisco Garrido y sus demás cómplices a dejar destruidas las instituciones del estado de Veracruz.

La comparecencia del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ante diputados reveló que el gobierno anterior aumentó de manera artificial los pasivos circulantes, que pasaron de 3,500 millones de pesos a 46,000 millones de pesos, aparentemente con el propósito de desacreditar a la Entidad para que fuera ahogada por los reclamos de entidades financieras y no tuviera acceso a nuevos préstamos.

¿Alcanza la calificación de “crimen de lesa humanidad” el atentado contra 8 millones de veracruzanos? ¿Podría acaso calificarse como un intento genocida? La Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Protocolo de San Salvador, el Estatuto de Roma y otros instrumentos jurídicos internacionales señalan que ante la vulnerabilidad, pobreza e indefensión de personas, ciertas acciones se convierten en atentados contra la humanidad o de “lesa humanidad”.

Por lo que respecta al genocidio, basta señalar que el régimen duartista cumplió por lo menos unas de las condiciones de su actualización, al haber realizado el “sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial”.

En el caso de Veracruz, el saqueo realizado por Javier Duarte y sus cómplices del Congreso estatal han cobrado vidas humanas. Hay por lo menos dos vertientes de asesinatos: por un lado, los enfermos que no recibieron atención en los hospitales públicos; por el otro, aquellos veracruzanos que han muerto víctimas de la violencia ante la ineficacia de los cuerpos de seguridad cuyos presupuestos han sido igualmente desviados. Los inmolados se cuentan por miles.

¿Qué llevó a un hombre en quien el pueblo depositó su esperanza a un proceder tan cruel e indolente? ¿Qué motivó el apoyo, la aprobación de sus locuras, la defensa de sus delitos en diputados como Callejas, Pola, Sánchez, Octavia…?

Antes de encomendarlos a la justicia divina, bien vale la pena que paguen en el mundo terreno tanta estólida irresponsabilidad.

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario