Entre los funcionarios entrantes de la Secretaría de Educación estatal, se empieza a comentar que el asunto de los aviadores de la Dependencia es más grave de lo que se esperaba. Así, se sabe que pronto será un escándalo la revelación del número de personas que cobraban sin trabajar en esa importante Secretaría.

Se estima que la cantidad de aviadores podría llegar hasta los 12 mil entre la estructura de la SEV y de los organismos educativos desconcentrados; se dice que hay verdaderos casos de alucine porque hay personajes que tienen una aviaduría sin ninguna necesidad y que cobran jugosos salarios sólo por firmar en la nómina. Una de estas personas es la exalcaldesa de Xalapa, de pésima imagen pública, perdedora de la elección para diputados federales en la última elección y actualmente delegada de PROFECO en la entidad, la inefable Elizabeth Morales García, de quien se afirma que desde hace años ocupa un puesto como funcionaria educativa en un Organismo Público Desconcetrado de ese sector, lugar en el que nunca se presentó a trabajar. Dicen quienes investigan, que a Elizabeth un familiar cercano le llevaba a su casa documentos de la oficina en la que supuestamente trabajaba sólo para que los firmaran. Si esto se confirma, será un tremendo alboroto.