crisis-peso

Ciudad de México- 2016-12-1610:21:58- Con la decisión de aumentar en 50 puntos base su tasa objetivo, el banco central mexicano comenzó un ciclo de política monetaria restrictiva, lo que implicará para el país un menor crecimiento económico, además de que limita el margen de maniobra del organismo ante eventos externos, advierten analistas.

Las razones expuestas por el Banco de México para tomar dicha determinación se centraron en mantener ancladas las expectativas de inflación, ante un posible contagio del incremento en el tipo de cambio en la inflación, entre otros factores.

“Pensamos que el ciclo restrictivo tuvo inicio con este incremento a la tasa de referencia, al tiempo que la Fed incrementó su tasa de política monetaria un día antes”, explicó Raúl Rodríguez, economista de Citibanamex.

Un ciclo de política restrictiva es aquel que busca encarecer el crédito, para así disminuir la oferta monetaria y con ello controlar el incremento de los precios.

En el último año, el banco central realizó seis incrementos a su tasa, en los que acumuló 275 puntos base, para llevarla a 5.75 por ciento. En el mismo lapso, la Tasa Interbancaria de Equilibrio (TIIE), a la que está referenciada la mayor parte del crédito de las empresas, pasó de 3.30 a 5.62 por ciento, es decir, 232 puntos base. Hoy podría subir más.

En entrevista televisiva con EL FINANCIERO Bloomberg, Gabriel Casillas, director de análisis económico de Banorte-Ixe, consideró que el ciclo restrictivo llega en un momento desafortunado para México, pues las opciones de las autoridades son limitadas.

“Ya estamos en un ciclo restrictivo y es desafortunado que haya tomado a México con una situación tan incierta para el año que entra, con la posibilidad de que la economía se desacelere y con la incapacidad de poder actuar”, comentó. “Ni con política monetaria, ni con política fiscal (se puede actuar). No hay manera de amplificar el gasto público, de bajar impuestos y no hay manera de bajar las tasas”.

Empeoran pronósticos para México en 2017

En la encuesta levantada por el Banco de México entre especialistas privados correspondiente a diciembre se revisaron a la baja los pronósticos para el 2017 del PIB y al alza el tipo de cambio e inflación.

La economía de México crecerá 1.6 por ciento, desde el 1.72 por ciento pronosticado un mes antes, de acuerdo con la encuesta publicada este viernes.

En cuanto al tipo de cambio se revisó a 21.21 pesos por dólar para cerrar 2017, desde 20.89 unidades.

Mientras que la inflación aceleraría a 4.13 por ciento. Estos significaría que estaría por arriba del objetivo del Banco de México de 3 por ciento +/- un punto porcentual.

En la encuesta de noviembre estimaban una inflación de 4.01 por ciento.

Respecto a la tasa interés del Banco de México se espera crezca un 6.46 por ciento, desde el 6.38 por ciento previo.

El jueves el Banco Central de México elevó elevó 50 puntos base su tasa de interés, al pasar de 5.25 por ciento a 5.75 por ciento. Es su nivel más alto desde mayo de 2009, cuando estaba en 6 por ciento.

En la encuesta se consultaron a 33 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero. Las respuestas se recibieron entre los días 6 y 14 de noviembre.

Es la segunda que se difunde tras el triunfo en las elecciones de Estados Unidos de Donald Trump, del pasado 8 de noviembre, y la primera desde que se anunció que el Gobernador del Banxico, Agustín Carstens, dejará la entidad el próximo año.

El Financiero / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO