En el Excélsior, el periodista David Páramo, escribe que: “he venido documentando detalladamente diversas formas de corrupción dentro del IMSS y que extienden su cáncer hacia otras áreas del sector salud. […] ha extendido sus tentáculos al Instituto Nacional de Cancerología. En la licitación LA-012NBV001 hay poderosos indicios de corrupción en la compra de equipo médico y de laboratorio. El esquema es escandalosamente sencillo, funcionarios públicos que se dejan comprar por laboratorios o comercializadoras y hacen la licitación a modo. […], los empleados del INCAN se habrían arreglado con Instrumentaciones Médicas, de Erick Vargas, y los autores materiales serían Fernando González y Yazmín Macías, de Hill-Room. […], se falsificaron documentos que eran total y absolutamente imprescindibles para la licitación, sin que el Órgano Interno de Control se diera cuenta […] podría parecer que el OIC no fue suficientemente atingente para evitar las operaciones indebidas o que ellos también fueron sorprendidos por malos funcionarios y por estas empresas privadas. […]