fotos-2016-12-12-tecnologia-495780
 
Ciudad de México- 2016-12-1210:12:19- Mediante consulta pública, la CRE puso en marcha la definición de los lineamientos para que usuarios con techos fotovoltaicos se conecten a la red eléctrica y puedan descontar su producción eléctrica de su recibo o vendan sobrantes.

Los usuarios de electricidad que deseen adquirir páneles solares para generar su propia energía cierran el año con buenas noticias, ya que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) estableció los esquemas de pagos para generación distribuida, con tres posibilidades: el intercambio uno a uno por watt generado y consumido en la red, el pago en efectivo de remanentes y la opción de participar en el mercado mayorista.

Las Disposiciones Administrativas de Carácter General (DACG) publicadas para su consulta a través de la Comisión Federal de Mejora Regulatoria establecen que los usuarios comercial y residencial de bajo voltaje, con capacidades de hasta 50 kilowatts, realizarán el intercambio de energía con el suministrador básico, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) mediante el esquema de net metering, en que cada watt que generen se les descontará de los que tomen de la red (ya que la generación fotovoltaica inyecta energía solar sólo durante el día), como en el esquema anterior. La novedad es que, al concluir un año, si existen excedentes a favor del generador, el suministrador los pagará a precio marginal local del nodo en que se ubiquen.

“Este esquema mantiene y sigue fomentando el uso doméstico de la energía fotovoltaica, sobre todo para los usuarios de Alto Consumo Doméstico (DAC), que ven verdaderos descuentos en sus facturas desde el primer día en que comienzan a utilizar estos sistemas”, explicó a El Economista Héctor Hernández López, secretario general de la Asociación Nacional de Energía Solar (Anes).

Para las instalaciones de mediano calado, de hasta 250 kilowatts, que utilicen la mayoría de su generación eléctrica para uso propio, la CFE comprará sus excedentes a precio marginal local, igualmente, al final de cada periodo. Así, los generadores medianos obtienen los beneficios de un esquema similar al autoabasto combinado con el denominado net billing, para incentivar el crecimiento de este tipo de instalaciones en el país, detalló el secretario general de la Anes.

Finalmente, las grandes instalaciones que participen en este esquema, con hasta 500 kilowatts instalados, podrán vender toda su energía a precio marginal local directamente en el mercado mayorista, mediante la comercialización de la CFE. Para ello, hay especificaciones físicas del tipo de instalaciones, como que podrán acreditarse como generadores distribuidos únicamente quienes generen en un solo predio y cuenten con un solo punto de interconexión con la red nacional.

La generación distribuida es la base para la masificación de techos solares con un volumen potencial de 3.5 millones de clientes domésticos y comerciales e inversiones que rebasarían los 20,000 millones de dólares.

Héctor Hernández López explicó que al cierre del 2015 se habían instalado 118 megawatts mediante este esquema, que corresponden a 16,986 contratos que los usuarios podrán legar al nuevo esquema a partir de que se publiquen estas DACG alrededor de febrero o mantendrán con las condiciones de porteo de estampilla, en que la energía vale lo mismo en cualquier punto de la República sin tomar en cuenta el gasto en distribución.

Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO