Inmersa como está en la lucha cotidiana para conseguir lo indispensable para subsistir, la población veracruzana que en su inmensa mayoría vive en condiciones de pobreza no tiene idea de lo que pudiera realizarse con 8 mil millones de pesos cantidad que, según el Diario Reforma, gastó el gobierno duartista en medios de comunicación. Si la señora Gina Domínguez pensó que podría librarse de ser investigada, por lo menos tendrá que explicar por qué en los tres años al frente de Comunicación Social se gastaron más de 5 mil millones pesos; aunque su condición de diputado pudiera eventualmente ampararlo, de cualquier forma Alberto Silva Ramos también debe explicar el gasto de más de dos mil pesos en propaganda oficial. ¿Qué pudo haberse hecho con esa cantidad multimillonaria? Todo, o casi todo.