incendiourrera

Coatzacoalcos – 2016-12-10 12:39:20 – Osvaldo Antonio Sotelo / El fuego lo hizo de nuevo, y por segunda ocasión en este 2016 quemó una tienda en Villa Allende. La luz de las llamas y el olor a humo despertó a más de uno a las 04:00 horas del sábado en la colonia Ejidal.

El llamado puso alerta a los bomberos, quienes no tardaron ni un minuto en ponerse sus trajes conocidos como chaquetones.

Los vigilantes reportaban que un cortocircuito había provocado el fuego en el techado de la tienda ubicada sobre la calle Margaritas, entre Lerdo y Zamora.

Vecinos comenzaban a asomarse en los alrededores de la sucursal de esta tienda, al mismo tiempo que llegaba la ambulancia de Protección Civil y policías.

Por dentro era un infierno, el fuego comenzaba a quemar alimentos enlatados, las frutas y verduras, como todos los productos que encontraba a su paso, hasta llegar a lo que funcionaba como una tortillería.

El frente frío 13 y sus vientos aceleraban la intensidad de las llamas, mientras los bomberos de la villa comenzaban a controlar el siniestro.

Las calles eran cerradas porque no querían que nadie corriera peligro, y sobre porque una estela de humo recorría la calle Zamora, y esto impedía la visibilidad para los automovilistas que regresaban de Rabón Grande hacia Allende.

De diferentes partes llegaba la ayuda, y por el riesgo que el incendio provocara más destrozo, llego el apoyo de las empresas que participan en el Comité Local de Ayuda Mutua (CLAM), elementos Protección Civil del municipio de Nanchital, de los complejos de Pajaritos y Morelos, así como Cruz Roja y la Comisión Nacional de Emergencias Red Nacional de Comunicaciones (CNERC).

Con sus celulares grababan y tomaban fotos, había admiración y recordaban los allendenses como hace ocho meses.

Aún con frio los testigos se mantenían a la expectativa de lo que ocurriera, y algunos querían acercarse más, pero los policías les decían que se alejaran.

Con el amanecer se vio el techado descolorido, y los destrozos que dejo a su paso el siniestro que no dejaba vidas que lamentar, ni mucho menos intoxicados.

Así la llegada de los empleados de la tienda, quienes serán reubicados a otras sucursales, para que no pierdan su empleo.

Aunque llegaron los soldados con su tradicional traje verde en el que lleva marcado el logo del Plan DNIII, no hubo una necesidad de alguna evacuación de las familias que viven en los alrededores de la tienda.

Luis Castro Mendizábal, de Protección Civil anunciaba que había pérdida total en la tienda y era un riesgo tomar algún producto comestible, pues las llamas lo echaron a perder todo.

El regidor Noriel Prot Álvarez que las autoridades habían llegado a tiempo para evitar, que como aquella vez hubiera una estampida de gente y pasara alguna tragedia.

Tres horas pasaron para que los más de 50 elementos de las diversas corporaciones de rescate acabaran con el incendio.

Casi ocho meses habían pasado desde aquella madrugada del 15 de Abril cuando los habitantes de la colonia Lombardo Toledano se levantaron al quemarse la tienda bodega Aurrera.

La historia no se olvida, y se recuerda aun el saqueo que cobro la vida de una humilde mujer.

Agencia Imagen del Golfo