Haber perdido la presidencia de la república en 2000 puso en grave predicamento al Partido Revolucionario Institucional, que sin embargo supo sobreponerse y tras otro descalabro en 2006 regresó a Los Pinos en 2012. Pero en materia de decisión electoral la ciudadanía mexicana ya aprendió a utilizar el voto como herramienta del cambio, ya sea para diversificar su voto o bien para castigar al gobierno en turno cuanto no le satisfacen sus logros, en caso que los haya. Si bien el PRI gobierna a la federación ha visto menguar el número de estados gobernados, ya no son los 19 que gobernaba en 2000 y los 18 del 2006, al perder Veracruz perdió un bastión importante. De allí la presencia de Enrique Ochoa Reza en Veracruz este viernes, es necesario fortalecer los cuadros, pero sobre todo reforzar los ánimos. Ya sabremos su estrategia, si es que la tienen.