Entre los más lastimados del caso que tiene a Javier Duarte y a su esposa en la clandestinidad por huir de la justicia, se encuentran sin duda sus pequeños hijos que nada tienen que ver con las tranzas de sus padres. Así, las últimas noticias que se tienen es que sus hijos más pequeños ya acuden a clases en el estado de Chiapas, en cambio, el hijo mayor, no quiere regresar a la escuela después de que en Xalapa, en la Escuela Las Hayas, el último año fue una tortura para él pues fue víctima de bullyng, a tal grado, que en una ocasión en que la madre del ex gobernador en fuga, Doña Cecilia, fue al colegio a reclamar, ella misma también salió llorando.
No cabe duda de que este par de individuos nunca pensaron las afectaciones que les ocasionarían a sus propios hijos. Mientras tanto, la vigilancia sobre los familiares de Karime y Javier, se mantiene con la esperanza de que Duarte y Macías acudan a visitar o se comuniquen con sus hijos, los cuales ya acuden a terapia.