Por Joel Hurtado Ramón
16 de diciembre de 2016

Los estudiosos cada vez más sugieren que la Estrella de Belén fue la estrella que conocemos hoy como el Planeta Júpiter — el rey de los planetas representando al niño Rey de Reyes. Para obtener detalles, astrónomos como John Mosley necesitan de historiadores:

John Mosley, del Observatorio Griffith, dice “usted me da una época y puedo encontrarle algo en el cielo que fue suficientemente interesante para alertar a los Reyes Magos de hacer su viaje”.

Gailon Totheroh, de Los Ángeles, dice que “durante los últimos cien años, la mayoría de expertos dicen que Jesús nació alrededor de siete antes de J.C – contradiciendo lo que decían los primeros escritores de la Iglesia – alrededor de 3 antes de J.C”.

El historiador Ernest Martin sostiene que esos autores antiguos estaban en lo cierto, permitiéndole a Mosley reconstruir en su computadora los cielos antiguos:

“Cinco de agosto, 3 antes de J.C.,….9 de agosto ….y entonces en la mañana del 12 de agosto, 3 antes de J.C., Júpiter y Venus estaban en muy cercana conjunción – puedo ampliar esta parte del objetivo … de manera que podamos ver a Venus y Júpiter casi tocando. Estaban separados casi por la decimocuarta parte de un grado”, dice Mosley.

 La aparición de Júpiter y Venus casi rozando probablemente fue suficiente para que los Magos iniciaran en sus camellos viaje a Jerusalén – porque todas las conjunciones se hicieron en la constelación de Leo – que representaba Israel para los Babilonios.

La palabra Navidad proviene de la palabra “Natividad”, que viene del latín “Nativitatem”, que significa “nacimiento”. El mundo religioso la aplica propiamente al nacimiento de Jesucristo. Esta fiesta en lengua inglesa se le llama “CHRISTMAS”, que quiere decir “Misa de Cristo” y es celebrada en la misma fecha.

Esta enseñanza no es bíblica porque no encontramos nada con relación a la Navidad como una celebración; ni Pedro, ni Pablo, ni Juan, ni ninguno de los apóstoles nos hace mención de dicha fiesta, por lo cual se entiende que no la celebraron. Por consecuencia ni la Iglesia primitiva guardó esta fiesta. Pero entonces surge una incógnita… ¿De dónde proviene la Navidad?

 La historia nos dice que al aceptar el emperador Constantino la doctrina de Jesús,   empezó a cristianizar muchas festividades paganas.

Consultando algunas enciclopedias con relación al origen de esta fiesta, afirman que era conocida no con el nombre de Navidad, sino como “SATURNALIAS”, celebrada por los romanos paganos, de los días 17 al 24 de diciembre y el 25 el nacimiento del dios sol.

La Enciclopedia Quillet dice: “La Navidad no figuraba entre las primeras fiestas de la iglesia antes del siglo V. El primer lugar donde se menciona una fecha de nacimiento de Jesucristo es en Egipto. San Clemente de Alejandría se asombró de que algunos teólogos egipcios hablaban no solamente del año, sino también del día en que ocurrió el nacimiento de Jesús, que suponían ser el 20 de mayo. Más tarde se creyó que Cristo había venido al mundo el 19 o 20 de abril o 6 de enero. La primera mención cierta del 25 de diciembre, aparece en el calendario de Filocalus en el año 254”.

La enciclopedia Barsa dice lo siguiente: “Esta celebración se generalizó desde el siglo IV. Como no se conoce la fecha precisa del nacimiento de Jesús, la Iglesia Católica adoptó finalmente el 25 de diciembre y cristianizó festividades paganas, que en diversos pueblos se celebraban como la fiesta del sol y los carnavales de Saturno”.

En la enciclopedia de religión católica, se menciona que no hay fundamentalmente una razón que favorezca la fecha en cuestión, ya que el que estableció esta fecha fue el Papa Julio en el siglo IV para quitar la enorme discrepancia que había en cuanto al tiempo de nacimiento del Hijo de Dios, porque unos creían que había nacido en mayo, otros en abril, otros en enero, etc.

En la Historia Eclesiástica de Mosheims, “se dice que se escogió como fecha de nacimiento de Jesús el 25 de diciembre, porque en esta fecha la Roma pagana ya celebraba la antigua “fiesta del solsticio de invierno” (Natalis Solis Invicti)”, que data de la tradición babilónica y que recordaba a Mitra, Baco, Adonis, Horus, Osiris, Júpiter, Hercules y Tammuz, hijo de Nimrod, que habían nacido en la misma época invernal, conocida hoy como Navidad. De ahí surgió la idea de unir el nacimiento de esos dioses con el nacimiento de Jesús. Esta fiesta junto con otras eran las más viles, inmorales y degeneradas que tanto desprestigió a Roma. Los demás días que forman la fiesta de Navidad fueron puestos para suplantar las saturnalias y otras fiestas paganas.

En la Enciclopedia Hispano-Americana, en el artículo de Carnavales dice así: “La fiesta del carnaval es muy anterior al cristianismo, su origen es indudablemente pagano…, los pueblos cristianos se apoderaron de muchos ritos, costumbres y fiestas paganas… En Grecia y en Roma se celebraban los bacanales o fiestas en honor a Baco, las saturnalias en honor a Saturno y la lupercales que se celebraban en el mes de enero en honor del dios Pan”.

En México, la primera Navidad fue celebrada por el monje franciscano Fray Pedro de Gante cuando apenas empezaba a erigirse la Nueva España de entre las ruinas de la gran Tenochtitlán. A partir de allí se integraron a la tradición cristiana, elementos del culto indígena prehispánico, como el nacimiento del dios Huitzilopochtli en el mes de diciembre.