“El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “‘Lo caido, caido, dicen los diputados con el bono secreto de fin de año que recibieron en San Lázaro. Y hasta la bancada perredista defiende el dinero con las uñas, a pesar de que su dirigente nacional, Alejandra Barrales, propuso que donaran ese ingreso opaco. Nos explican que la declaración de doña Alejandra causó enfado entre los integrantes del grupo parlamentario, quienes no tienen ninguna obligación de rendir cuentas de cómo lo gastan. ¿Cómo es el procedimiento? La Secretaría General Administrativa entrega la partida y cada bancada lo distribuye entre sus integrantes, ahora a razón de 150 mil pesos por cabeza, como rubro de ‘gastos de gestión’, sin que nadie se entere a qué bolsillos fueron a parar. El final de la historia es que los perredistas y los otros partidos no quieren soltar la marmaja, poco más de medio millón de pesos que se llevan en diciembre: ‘lo caido, caido…’ (sin embargo.com)