¡ADELANTE!
Por Pepe Valencia
06 de diciembre de 2016

Hace 6 años no voté por Javier Duarte para gobernador. Ni por Enrique Peña Nieto en 2012 para presidente. Lo escribí en esta columna en su momento.

En esta ocasión revelaré, estimados lectores, por qué no voté por el hombre que derrotó al PRI y empezó a ejercer el poder aun antes de asumir la gubernatura.

Habrá quiénes se pregunten el porqué, si meses antes vaticiné que sería candidato a pesar de los ataques oficialistas y oficiosos con los que se pretendió frenarlo. Si una semana antes del 5 de junio auguré en este espacio que Miguel Ángel Yunes Linares ganaría la gubernatura de Veracruz.

Si también he dicho una y otra vez que puede pasar a la historia como el gobernador más grande de cuantos ha habido, no obstan

te que sólo durará 2 años en el cargo.

Si lo he considerado, sin importarme las críticas de sus adversarios, con tamaños de sobra para ubicarse como potencial candidato a la presidencia de la república.

Si es el hombre en el que millones de veracruzanos han cifrado sus esperanzas para reducir la inseguridad y recuperar la tranquilidad.

Si Veracruz confía en que sentará las bases para erradicar la impunidad y la corrupción de servidores públicos.

Si ya empezó a recuperar el dinero que se habían robado y acaso llevará a prisión a Javier Duarte y compañía y les confiscará las fortunas mal habidas.

Si el jueves primero de diciembre, el pueblo le refrendó su apoyo en la Plaza Lerdo de Xalapa y en palacio de gobierno, donde de pie y durante horas permaneció, sonriente y de muy buen talante, recibiendo el saludo y peticiones de miles y miles de mujeres y hombres de todas las clases sociales y de distintas edades.

Si de esto y más estoy consciente y lo he comentado y celebrado en público y en privado, se preguntarán por qué rayos no voté por Miguel Ángel Yunes, el líder que ha revolucionado la política veracruzana y se ha confirmado como figura de proyección nacional.

No voté por él, por la sencilla razón de que algún travieso duende, o algún inefable alienígina de esos que están de moda en el History Channel, o un vulgar ladronzuelo desapareció o robó mi credencial del INE… O quizás por descuido la extravié.

Me la repusieron y estoy listo para las próximas elecciones municipales… por lo que se ofrezca.

(Felicidades, a Miguel Ángel Yunes Linares, que este lunes 5 de diciembre cumple un año más de vida).