No es un mero resbalón el de la diputada Dunyaska García Rojas al referirse al maestro Guillermo Zúñiga Martínez ubicándolo “libre, impune y caminando por Veracruz”, a casi dos años de su partida sin retorno. Aunque cauce hilaridad, no  es superficial el hecho, pues si bien es de humanos errar, abordar una tribuna legislativa implica seriedad y prudencia, de otra manera se incurre en falsas apreciaciones, como es el caso, se lesiona la gravedad del cargo y el tema de que se trata. No es cosa menor lo que ocurre con la UPAV, así lo expresó el secretario de Educación al señalar anomalías que deben ser investigadas y llegar a las últimas consecuencias, pero con estas improvisaciones y ligerezas de juicio se desvía la atención y resta seriedad a un asunto en el que está en juego la preocupación de miles de veracruzanos que aspiran a superarse por la vía de la educación.