Viernes contemporáneo
Por Armando Ortiz
15 de diciembre de 2016

Por supuesto desde el portal, Libertad bajo Palabra, lo estuvimos señalando, durante los tres años que Gina Domínguez fue la coordinadora de Comunicación Social del estado de Veracruz, ejerció un poder tremendo en todo el aparato político y financiero del estado. El inseguro Javier Duarte, más ocupado en ver cómo se robaba tantos millones del presupuesto, dejó en manos de esta mujer mucha de la operación política y financiera de Veracruz. Es por ello que no era posible que no existieran evidencias de la manera como Gina Domínguez saqueó también al estado. Tan sólo en los 6 años de gobierno se gastaron 8 mil 700 millones de pesos en promover la imagen de Duarte, más de la mitad en el trienio de Gina en Comsocial.

Afortunadamente, después de algunos días el muerto salió a flote. El periodista Víctor Hugo Arteaga, en entrevista para MVS Noticias de Alejandro Cacho reveló que, de acuerdo con documentos que posee, la exvocera de Javier Duarte pagó 929 millones de pesos a 12 empresas fantasma desde la Coordinación de Comunicación Social. La empresa fantasma que más dinero recibió de la madame Gina fue Centro de Recursos de Negocio Cerene S.A. de C.V., que es la misma empresa fantasma a la que Leticia Perlasca pagó 25 millones de pesos por 3 videos que duraron 141 segundos en total, es decir, 177 mil pesos cada segundo.

El periodista señala a 12 empresas fantasma en particular, pero también señala a los administradores de los bancos que sin ningún reparo entregaban a los enviados de Gina Domínguez cientos de millones de pesos en efectivo, lo que está tipificado como lavado de dinero. Existen videos de los bancos en donde se puede identificar a los sujetos que iban por el dinero, así como a los funcionarios que los entregaban.

Con razón a madame Gina ni le preocupó que le robaran 50 millones en efectivo de la caja fuerte de su casa, con razón ni denuncia puso; con razón su hijo se podía dar la vida de gran lujo en Las Vegas, pagando a los amiguitos botellas de licor de miles de dólares; con razón la señora pudo comprar varias casas en la avenida Orizaba y en la avenida Murillo Vidal, con razón se podía apropiar de las banqueta; con razón tantos prestanombres la ayudaron para ocultar sus restaurantes, sus salones de fiesta, sus constructoras.

El periodista Víctor Hugo Arteaga promete que dará a conocer el nombre del “arquitecto” que diseñó la estrategia de las empresas fantasma. Pero nosotros ya lo sabemos.

El día 27 de noviembre de 2016 en el portal Libertad bajo Palabra el periodista Édgar Hernández reveló parte de esta información en su columna Línea Caliente. En esa columna titulada “Empresas fantasma, idea de Salvador Manzur”, Édgar revela lo siguiente: “Es por ello que tras el relevo de Tomás Ruiz, el amigo de Duarte y “delfín” para la sucesión del 2016,  Salvador Manzur tomó, con la venia del jefe, la decisión de arrancar la recaudación con empresas fachada -como las de Oaxaca de Pepe Murat- con cargo al presupuesto de comunicación social”.

Así irán saliendo los nombres de esta red de delincuencia organizada en la que participaron muchos de los funcionarios de Javier Duarte. Algunos lo hicieron de manera activa, obteniendo ganancias millonarias, otros lo hicieron de manera pasiva, observando sin decir nada. Pero ya lo dice el dicho, “tanto peca el que mata la vaca, como el que le sostiene la pata”.

aortiz52@nullhotmail.com