rafael-arias-605x400-605x3301

México – 2016-12-17 16:03:46 – Agencias / La propuesta de desincorporación fiscal que analiza el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, ante la resistencia de la Federación por enviar recursos extraordinarios a Veracruz, es “una provocación mediática” que podría derivar en mayores problemas para la entidad.

Añadió que de ninguna manera los dichos del Ejecutivo estatal constituyen un diagnóstico de las finanzas de la entidad, sino sólo una ‘licuadora mediática’.

Por su parte, Juan José Llanes Gil del Ángel, abogado y socio del corporativo jurídico “Viades, Llanes y Asociados” SC, dijo que la propuesta de desincorporación incentiva un sentido de balcanización. Y que al final de cuentas, el Senado de la República puede decir: “¿No puedes?, ¿desaparecemos los poderes en los estados?” Y la Federación toma un estado.

Rafael Arias Hernández, maestro en Economía con especialización en Desarrollo Regional y sub especialización en Historia del Pensamiento Económico, en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos, advierte que el solo anuncio de la medida lleva a la confrontación a los niveles de gobierno, y con ello empeorar el clima de una negociación que permita una solución a la crisis financiera de Veracruz.

El académico de la Universidad Veracruzana (UV), asegura que Yunes Linares tiene razón en reclamar recursos extraordinarios y un mejor trato ante el gobierno federal. Sin embargo, la advertencia de una desincorporación fiscal no es la manera de hacer el reclamo.

Juan José Llanes Gil del Ángel, abogado y socio del corporativo jurídico “Viades, Llanes y Asociados”, S.C. que en noviembre pasado, lanzó una petición en Change para que declare la desaparición de poderes en Veracruz, coincide con el punto de vista de Arias Hernández.

“El anuncio de una desincorporación fiscal incentiva un sentido de balcanización. No es posible que los veracruzanos hablemos de la federación con una sensación de otredad: “la federación es otra cosa”, cuando nosotros somos parte de la federación”, dijo.

Para el abogado, igual que para el economista, la propuesta de desincorporación no solo no resuelve los problemas de la entidad sino que complica la relación del Gobierno del Estado con la Federación.

“Atentar contra el pacto federal es jalarle los bigotes al Senado de la República, y esa es la principal razón por la que desaparecen poderes en una entidad federativa”.

DESINCORPORACIÓN FISCAL, EL ORIGEN EN DIPUTADO INDEPENDIENTE

El martes 06 de diciembre, durante la sesión del Congreso Local, el diputado independiente, Gerardo Buganza Salmerón (ex secretario de gobierno en la administración de Javier Duarte) presentó un anteproyecto de punto de acuerdo para impulsar la desincorporación fiscal.

\”Si la Federación no apoya a Veracruz, tenemos la opción de retirarnos del Sistema de Coordinación Fiscal y recaudar nuestros propios ingresos\”, expuso el diputado independiente.

La propuesta fue respaldada por Sergio Rodríguez Cortés, integrante de a bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), con quien el PAN se alió para impulsar la candidatura de Yunes Linares.

Días después, el propio gobernador retomó el tema, y dijo que impulsaría la desincorporación fiscal si la federación no atendía su petición de otorgar recursos extraordinarios a Veracruz, como ha hecho con Oaxaca o el Estado de México.

Rafael Arias, maestro en la Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana y quien ha desempeñado diversos cargos dentro de diversas administraciones estatales, consideró que Yunes Linares se equivocó al atender esta propuesta.

El economista argumentó que una desincorporación fiscal implicaría:

-El establecimiento de un sistema fiscal propio.
-El diseño de un catálogo de impuestos que tendría que cobrar Veracruz sobre derechos, productos, aprovechamientos, mismos que tendría que dejar de cobrar el estado.

– Así como el impulso de una serie de reformas a las leyes, que permitan crear mecanismos, y definir situaciones entre ámbito federal y estatal.

Por todo esto, consideró que “la desincorporación fiscal no es una propuesta seria que pueda pensarse frente a una declaración de emergencia financiera para Veracruz”.

Este lunes 12 de diciembre, Yunes Linares ofreció un panorama financiero de Veracruz en donde informó que solo contaba con 3 mil millones de pesos para hacer frente a los compromisos de fin de año, estimados en 10 millones de pesos. Es decir, declaró un déficit de 7 mil millones de pesos.

También, deslizó otras cifras:

Que durante el gobierno de Javier Duarte de Ochoa los pasivos de corto plazo ascendieron a 56 mil millones de pesos, equivalente a “más de la mitad del presupuesto anual del estado”.

Dijo haber detectado 32 mil millones de pesos que salieron de la tesorería del estado con base en un documento que decía “pago urgente”, sin mediar factura ni contrato de por medio.

Y añadió que la deuda bancaria pasó de 25 mil millones de pesos a 42 mil millones de pesos en los últimos seis años. Y que la mayoría fue a dar al pago de nómina, servicios, campañas políticas.

Tras el desglose de números, Yunes Linares declaró en emergencia financiera a Veracruz.

Sin embargo, para el economista Rafael Arias la conferencia de prensa, ofrecida ante los integrantes de su gabinete y cámaras empresariales, de ninguna manera constituyen un diagnóstico de las finanzas de la entidad.

El experto financieros evocó la técnica de “la licuadora” utilizada por el gobierno de Javier Duarte (que consistía en tomar recursos de diferentes fondos, mezclarlos en una sola cuenta, y una vez ahí, desviarlos para otros fines diferentes a su objetivo inicial) para describir lo que ocurre con las cifras sobre la situación financiera de Veracruz.

“Tenemos una licuadora de la información sobre el estado de las finanzas de Veracruz. No hay un diagnóstico. Nadie sabe con precisión ¿cuáles son las característica del daño causado: qué meses, qué partidas, qué fondos, están siendo afectado?”.

“En la página oficial de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) no hay información oficial del diagnóstico ofrecido por el gobernador, tampoco hay un diagnóstico de ello en el Plan Veracruzano de Desarrollo, que fue entregado al Congreso Local”, cuestionó.

Rafael Arias, es enfático en insistir que sin un diagnóstico del daño en las arcas públicas no se puede ofrecer una solución al problema.

“Se hace bien en reaccionar en cuanto a la magnitud del problema pero la solución no va acorde a los tiempos que exige su atención. No hay un diagnóstico y tampoco hay un programa para atender la emergencia financiera. Solo hay el grito de que hay un grave problema, y eso ya lo sabemos”.

Amenaza a los bancos; malas calificaciones para Veracruz

Arias Hernández consideró que el amago de una desincorporación fiscal alcanza a los bancos, y esto podría derivar en malas calificaciones crediticias para Veracruz, que comprometieran a un más las condiciones para adquirir un nuevo crédito para la entidad.

“Los créditos que se han otorgado a Veracruz son a garantías de las participaciones y a portaciones federales, una desincorporación fiscal podría en juego esos rubros. Ese anuncio podría alertar a los bancos”.
Arias Hernández consideró que Yunes Linares debe tomar otra dirección, “-no confiar tanto en los expertos financieros que asesoran al gobierno del estado, incluyendo los encargados de las áreas correspondientes que son expertos en gasta y endeudar porque no saben hacer otra cosa”.

“La sola declaración de desincorporación fiscal puede encarecer la deuda”.

Juan José Llanes Gil del Ángel, abogado, dijo que la propuesta de desincorporación “incentiva un sentido de balcanización. No es posible que los veracruzanos hablemos de la federación con una sensación de otredad: “la federación es otra cosa”, cuando nosotros somos parte de la federación”, dijo.

El anuncio no puede ni considerarse una “carta de negociación” ante la federación porque “¿Qué va a negociar con la federación? ¿Cuál va a ser el ultimato de esa negociación? ¿Cómo negocias con un gigante que es la federación?”.

Llanes Gil del Ángel considera que al final de cuentas, el Senado de la República puede decir: “¿No puedes?, ¿desaparecemos los poderes en los estados? Y la federación toma un estado”.

“La federación no puede recoger ese ultimátum (desincorporación fiscal), a la unión no se le puede hacer una advertencia”.

El abogado, socio del corporativo jurídico “Viades, Llanes y Asociados”, S.C., recordó que en el mes de noviembre pasado, el corporativo en donde trabaja lanzó una petición en Change dirigida al Senado de la República para que declare la desaparición de poderes en Veracruz

La petición se fundamente en el artículo 76 de la Constitución Federal, en donde se prevé la posibilidad de que el Senado de la República determine la desaparición de poderes en un Estado, y nombre un gobernador provisional.

El bufete de abogados argumentó que “en México, esta decisión ha sido tomada para otros Estados en circunstancias mucho menos graves que las que acaecen actualmente en Veracruz.

“Nosotros lo propusimos desde que estaba Javier Duarte, porque esto no es viable, no es un tema de quien está o quien no, es un tema de viabilidad. El gobernador actual (Yunes Linares) llegó al estado prometiendo que iba a componer todo, ¿entonces?”, cuestionó.

Para Juan José Llanes en lugar de la desincorporación fiscal, la federación debería encausarse en la recuperación de bienes del estado. Y Yunes Linares en una inteligente distribución del presupuesto, una real austeridad, y un programa de retiro voluntario inteligente (no tosco de despedir a todo el mundo).

“¿Hay salida?, claro que hay salida, y es cuestión de hacerlo con cerebro\”, planteó.

INFORMACIÓN TOMADA DE:
http://lasillarota.com/desincorporacion-fiscal-es-provocacion-mediatica-rafael-arias#.WFWy_NLhB1s