captura-de-pantalla-2011-09-28-a-las-20-52-52

Ciudad de México- 2016-12-0513:31:24- La Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en su delegación de Veracruz, ha beneficiado a familiares de una funcionaria de la dependencia, Shariffe Osman Flores, a través de una red de empresas constructoras a las que ha otorgado contratos millonarios.

Además de estos contratos, la red de empresas de la familia Osman Flores ha ganado numerosos contratos con otras dependencias del gobierno veracruzano mediante adjudicaciones directas y licitaciones por invitación a tres.

Animal Político documentó que en esas licitaciones se simuló una ‘competencia’ entre empresas en las que figuran como dueños, administradores o representantes legales, familiares de la funcionaria Shariffe Osman.

Comencemos por el conflicto de intereses de la funcionaria de la CDI-delegación Veracruz.

Tras su paso como secretaria particular de la alcaldesa de Xalapa, y su candidatura por el PRI a la alcaldía de Emiliano Zapata en 2013, Shariffe Osman llegó como jefa del departamento administrativo de la CDI-Veracruz el 1 de abril de 2015.

Así consta en su declaración pública como servidora pública, en la que no aceptó transparentar sus datos patrimoniales ni su posible conflicto de interés.

Dos semanas más tarde de la llegada de Shariffe a la CDI, el 17 de abril, la CDI dio un contrato por 3 millones 639 mil pesos a la empresa Supervisión Técnica por Veracruz JVCZ para que realizara un estudio de una obra de “modernización y ampliación” de un camino en Las Choapas, Veracruz.

La representante legal y administradora de esta empresa beneficiada es Irma Flores Sangabriel, madre de Shariffe Osman Flores.

Su cargo como representante legal de la compañía puede constatarse en este documento de la Unidad de Licitaciones de la Secretaría de Infraestructura de Veracruz. Mientras que en este otro documento, de la propia CDI-Veracruz, Irma Flores figura como administradora única.

Dos días antes, el 15 de abril, la empresa de Irma Flores recibió de la dependencia -donde su hija labora “manejando recursos financieros”- otro contrato por adjudicación directa de 393 mil pesos. El objeto del contrato era realizar otro estudio y un proyecto ejecutivo del sistema de agua potable del municipio Las Choapas.

Supervisión Técnica por Veracruz también participó como empresa supervisora de HR Soluciones en Ingeniería, encargada de modernizar el camino a Atlahuilco, Veracruz, cuyo contrato por casi 11 millones de pesos fue entregado el 21 de abril de 2015 por la CDI.

EMPRESA DE LA FUNCIONARIA ‘COMPITIÓ’ CON LA DE SU MADRE

Mientras que el 26 de marzo de 2015, cuatro días antes de que Shariffe Osman entrara formalmente a la Comisión, la empresa de su madre ganó otro contrato de la CDI por adjudicación directa, por 2 millones 112 mil pesos, para realizar labores de “supervisión externa” de obras “en diversas localidades” de Veracruz.

Aunque este último contrato fue por adjudicación directa, la CDI quiso ‘sondear’ el mercado en busca de otras ofertas. Y mediante sendos oficios –aquí puedes leer uno y aquí el otro– envió una carta a Supervisión Técnica por Veracruz y otra a la empresa El Hebariye Constructora SA de CV, para que ambas hicieran propuestas económicas.

¿Pero quiénes son los socios accionistas de El Hebariye? Según el acta constitutiva de la empresa obtenida por Animal Político, los accionistas son: la actual jefa del departamento de administración de la CDI, Shariffe Osman Flores; su padre, Hassan Osman Domínguez; y su hermano, Hassan Osman Flores.

Finalmente, tal y como consta en el Portal de Obligaciones de Transparencia (POT) de la CDI-Veracruz, la dependencia desechó la propuesta de la empresa de Shariffe Osman, y optó por darle el contrato a la compañía de su madre, Irma Flores Sangabriel.

EMPRESA DEL PRIMO DE LA FUNCIONARIA TAMBIÉN HA SIDO BENEFICIADA

Otra de las empresas beneficiadas por la CDI-Veracruz es Urbanizadora y Constructora CAFX SA de CV. El 3 de junio de 2015, dos meses después de la entrada de Shariffe Osman como administradora, esta compañía recibió un contrato por 4 millones 555 mil pesos para la “construcción del sistema de drenaje sanitario” en el municipio de Chontla, Veracruz.

Los propietarios de esta empresa, de acuerdo con el acta constitutiva registrada en la Secretaría de Economía, son Félix Alfredo Niño Flores y Claudia Liliana Cruz Villar, quien es la administradora única.

Félix Niño Flores es primo hermano de Shariffe Osman. Y según el portal de transparencia del gobierno veracruzano, hasta hace unos días laboraba como enlace administrativo de la Subsecretaría de Gobierno; cargo al que llegó tras ocupar un puesto en el Comité Directivo del PRI estatal (2011-2013).

La otra accionista, Lilliana Cruz, es esposa de Niño Flores, e hija del actual secretario de gobernación del Ayuntamiento de Xalapa, Óscar Cruz Alexander.

Animal Político tiene en su poder documentos que avalan el vínculo entre Félix Niño Flores y su prima, la funcionaria Shariffe Osman.

El vínculo también quedó confirmado en la revista de sociedad ‘Xalapeñísima’. En su edición de mayo de 2015 –un mes después de que la servidora pública accediera al cargo en la CDI-, la revista publicó el foto-reportaje titulado ‘Shariffe: plena y feliz’ con motivo del baby-shower que le organizó su madre, Irma Flores Sangabriel.

En las fotos aparece como invitada Claudia Liliana Cruz, esposa del primo de la funcionaria. Además, en el evento de ‘socialité’ también aparece quien ‘palomeó’ el contrato por más de cuatro millones para Constructora CAFX: Irais Maritza Morales Juárez, delegada de la CDI-Veracruz.

Animal Político documentó que Irais Maritza Morales y Shariffe Osman tienen una relación de amistad desde años previos a la llegada de ambas a la Comisión indígena en febrero y abril de 2015, respectivamente. Ahora, la delegada da el visto bueno con su firma a contratos que benefician con millones a las empresas de la familia de su amiga, Shariffe Osman.

Animal Político buscó a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, a nivel federal y delegación estatal, para conocer su opinión ante este posible conflicto de interés. Pero al momento de publicar este reportaje, no habían ofrecido una respuesta.

También se contactó vía telefónica a las empresas Supervisión Técnica por Veracruz y Urbanizadora y Constructora CAFX. En el caso de la primera, su número telefónico conduce siempre al mismo contestador que asegura que la línea está ocupada. Mientras que un administrador de Constructora CAFX sí respondió la llamada, pero hasta el momento la compañía no ha emitido ningún pronunciamiento.

SIMULAN OTRAS COMPETENCIAS

Al margen de los contratos con la Comisión indígena de Veracruz, la empresa El Hebariye Constructora, de la que es socia accionista Shariffe Osman junto con su padre y hermano, tiene un largo historial de contratos con dependencias veracruzanas, los cuales fueron obtenidos en licitaciones a por lo menos tres empresas en las que se simuló una ‘competencia’.

Por ejemplo, en esta licitación de 2013, El Hebariye ganó un contrato con Conagua por 3 millones 108 mil pesos para hacer “un diagnóstico y proyecto ejecutivo” para la construcción de sistemas de abastecimiento de agua potable y drenaje en Altotonga, Veracruz.

Para obtener ese contrato, El Hebariye ‘compitió’ contra las propuestas de otras dos empresas: Supervisión Técnica por Veracruz y Constructora Direg SA de CV. Como ya se documentó, Supervisión Técnica es la empresa en la que figura como administradora y representante Irma Flores, madre de Shariffe.

Mientras que los accionistas de Constructora Direg son Magaly Hernández Sangabriel y su hermano Héctor Manuel Hernández Sangabriel, actual alcalde de Coacoatzintla, Veracruz, quienes a su vez son primos de Shariffe Osman.

Las tres empresas con vínculos familiares ‘compitieron’ entre sí por un contrato.

En esta otra licitación del 11 de junio del 2012 con la secretaría de comunicaciones veracruzana, la compañía El Hebariye ganó un contrato por 2 millones 494 mil pesos para rehabilitar un puente en Sotepan, Veracruz. De nuevo, ‘compitió’ contra las otras dos empresas de la familia: Supervisión Técnica y Constructora Direg. Y ese mismo día, el 11 de junio de 2012, El Hebariye se adjudicó otro contrato por un millón 498 mil pesos, ‘compitiendo’ contra las mismas empresas.

Y otro ejemplo. En esta licitación de la secretaría de comunicaciones veracruzana, de marzo de 2013, otra empresa entró a competir por un contrato con El Hebariye y Supervisión Técnica. Se trata de Karest Construcciones SA de CV, compañía que de acuerdo con este documento fue representada en la licitación por Héctor Manuel Hernández Sangabriel, el alcalde de Coacoatzintla, dueño de otra de las ‘competidoras’ habituales, Constructora Direg, y familiar de los Osman-Flores.

A pesar de la entrada de un nuevo competidor en la licitación, El Hebariye ganó el contrato; esta vez por 4 millones 715 mil pesos para realizar obras de “revestimiento” en Ozuluama, Veracruz.

Animal Político contactó a Carlos René Ramírez Martínez, apoderado legal de Karest Construcciones. En entrevista telefónica, Ramírez subrayó que Héctor Manuel Hernández no forma parte de la nómina de esta constructora, y que su participación se redujo a asistir a una junta de licitaciones a entregar “unos documentos” como “favor” personal.

Según dijo el apoderado legal, Karest Construcciones desconocía que Héctor Manuel Hernández Sangabriel era familiar de los socios de las otras dos empresas contra la que competían por este y otros contratos.

Este medio también buscó Héctor Manuel, alcalde de Coacoatzintla. Pero el número telefónico de su empresa, Construcciones Direg, no existe.

Animalpolítico.com / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO