palacio

 

Xalapa- 2016-12-2512:56:03- Rosalinda Morales / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO

Un promedio de 5 a 10 mil personas que cobran y no trabajan están siendo detectadas en dependencias de gobierno en todo el estado de Veracruz. Los hay desde los que están comisionados a sindicatos, pero cobran en dependencias. Los que son legisladores federales, como es el caso de Adolfo Mota y Edgar Spinoso, señalados en octubre pasado apenas por la página del Órgano de Fiscalización Superior como los que aún manejaban las cuentas de la SEV y se autopagaban salarios, siendo que ya ni laboraban ahí.

Lo mismo aquellos que el gobierno de Javier Duarte envió a campañas políticas a hacer trabajo partidista. Nunca se les vio en las oficinas de los poderes ejecutivo o legislativo, pero aún así de pronto aparecieron, y los trabajadores burócratas no los conocen.

Dos fenómenos se dan: por un lado aparecen los aviadores y por otro lado el personal de confianza no desea irse, pese a que se han terminado sus contratos. Las nóminas gubernamentales son abultadas. El 80 por ciento del presupuesto anual del estado, se va en gasto corriente, pago de nómina y derivados.

Es por ello que la depuración de personal, tanto de aviadores, como el de confianza que no es necesario, se ha registrado algunos que sí trabajan, salen a protestar, pues aseguran que si bien entraron en la administración de Javier Duarte, si los cesan, aún con finiquito, no tienen dónde trabajar.

En el Congreso del Estado continúa el análisis de un estudio para determinar cuáles empleados no se aparecieron en toda la pasada legislatura local, aun cuando el tesorero, Hiram Jerónimo Cuevas, ha dicho que son 150 trabajadores de confianza los que ya fueron dados de baja y se recontrató al personal que trajeron los nuevos diputados, sin aumentar la plantilla laboral, que es de 600 empleados legislativos entre sindicalizados y de confianza.