contraesquina-27diciembre2016
Contraesquina Política
Por Fernando Martinez Plascencia
28 de diciembre de 2016

Lupilla Félix Porras, esposa del corrupto Marcos Theurel Cotero, ex alcalde de Coatzacoalcos, e hija  a la vez de otra corrupta como lo es Lupe Porras ex alcaldesa de Minatitlán, hermana del ex diputado local Ciro Félix Porras cómplice de Javier Duarte, pretende ser la candidata del PAN  a la presidencia municipal de este municipio.

Vaya cloaca de familia en la que se han convertido estos asquerosos personajes de la política.

Depredadores de los recursos públicos, no saben vivir fuera de la política como gente decente, porque sus genes están podridos, lo único que buscan es seguir robando para seguir incrementando sus fortunas mal habidas.

Fíjese usted, al caérsele la candidatura por el PAN a otro corrupto de la política llamado Jesús Moreno Delgado, ex director del DIF en dos ocasiones-solo le queda la opción de una regiduría-quien amasó una enorme fortuna a su paso por dicha dependencia, surge nuevamente el nombre de la detestable Lupilla Félix, quien también a su vez siendo presidenta del DIF de Coatzacoalcos gastó millones de pesos en posicionar su imagen para lo que pudiera ofrecerse posteriormente.

“Esposa” del despreciable Marcos Theurel Cotero fue y es su proyecto, quien al impulsar la imagen de su mujercita buscaba-siendo presidente municipal-perpetuarse en el poder, como si esto fuera hereditario.

Así, con el desvío de millones de pesos invertidos en un plan perverso, Marcos Theurel Cotero pretende arrebatarles a los panistas la candidatura a la presidencia municipal desde la capital del estado, desde donde negocia a través de carretadas de millones de pesos para que le den dicha candidatura a la lupilla Félix.

No es de extrañarse pues que con los millones de pesos de pesos acumulados a su paso por la presidencia municipal de este municipio le alcance para comprar eso y le sobre en demasía para la campaña del 2017.

Y por si esto fuera poco, la lupilla también cuenta con otra enorme cantidad de dinero que le pudiera invertir a su campaña su nefasta madre la Lupe Porras, la misma que dejó al municipio de Minatitlán en la completa quiebra al robarse cientos de millones de pesos a su paso como alcaldesa. Cientos de millones de pesos que fueron a parar a sus cuentas particulares tanto en el extranjero como en México. A su corrupta madre le sobran millones para comprar la candidatura y también para meterle a la campaña.

La Lupe Porras camina en la completa impunidad a pesar de los serios señalamientos de corrupción documentados por el cabildo de Minatitlán, sin que hasta la fecha se le haya fincado alguna responsabilidad.

Lupe Porras es un ser traicionero, oscuro, que tiró a la basura la confianza de los ciudadanos minatitlecos, convirtiéndose en una escoria y en un lastre para la sociedad de este municipio, que hoy la ven, junto con lo que le queda de familia, como unos seres que sin pena ni remordimiento se han enriquecido al amparo del robo de los recursos públicos. Esta piltrafa humana en sus tiempos como alcaldesa solicitó un préstamo a Banobras por el orden de cien millones de pesos para la construcción de un puente que uniría a Minatitlán con la isla de Capoacán, además recibió quince millones de pesos de parte de PEMEX como contribución para esta “obra social”. Pero este recurso económico jamás lo utilizó para dicho proyecto, en su mente perversa solo tenía un plan: robarse dicho dinero de las  arcas municipales.

El puente nunca se construyó, de ello solo quedaron unas varillas del otro lado del río, como muestra de la corrupción con que se condujo esta alma podrida. Pero la historia de la “construcción del puente” está llena de cinismo y valemadrismo político.

Muy al estilo del fidelismo y duartismo.

Le explico: en aquel tiempo siendo alcaldesa de Minatitlán ésta nefasta persona, Marcos Theurel Cotero era el secretario de Obras Públicas del gobierno corrupto de Fidel Herrera Beltrán-todos a imagen y semejanza de él-y tenía una empresa constructora llamada  SECOR S.A. de C.V., que operaba como empresa fantasma para realizar obra pública, y hacia esa empresa, la ratera de la Lupe porras desvió el dinero, es decir, a la cuenta de dicha empresa propiedad del inefable bipolar Marcos Theurel, según que para que dicha constructora llevará a cabo dicha edificación, sin embargo el dinero “desapareció” como por arte de magia, como por un verdadero acto de Criss Angel, el más grande ilusionista que hoy tenemos.

Con el paso del tiempo, siendo alcalde de Coatzacoalcos Marcos Theurel se convirtió en el yerno de la asquerosa Lupe Porras al casarse con la Lupilla Félix.

Por otro lado, Ciro Félix Porras, ex diputado local por el distrito de Minatitlán, hermano de la Lupilla, el cómplice de Javier Duarte, el que contribuyó al enorme endeudamiento e inseguridad  de Veracruz al aprobarle todo, el que permitió el robo indiscriminado que llevaba la pandilla duartista, recibía millones de pesos a cambio de su silencio, e incluso quiso negociar la llegada de su nefasta madre como Magistrada Anticorrupción-vaya cinismo-también le “invertiría al negocio”. Dinero le sobra.

Hoy como aves de rapiña y de carroña se preparan al asalto de la silla municipal de Coatzacoalcos.

La falta de oportunidades en el municipio de Minatitlán, por la lucha que se avecina al llevarse a cabo la redistritación al pasar Cosoleacaque y Zaragoza al municipio de Minatitlán, une a esta putrefacta familia apellidada Félix Porras, incluyendo a Marcos Theurel Cotero, y le apuestan con todo a Coatzacoalcos con tal de seguir teniendo poder, no es el deseo de servir, es el deseo de servirse, es la ambición insana, desmedida del dinero público para seguir comprando las voluntades de la miseria y la pobreza extrema. Pretenden hacerse del poder en este municipio de Coatzacoalcos a base de soltar millones de pesos. Total, es dinero robado, no les costó  ganárselo.

Si tomamos en cuenta las fortunas de estos tres personajes, es decir, la de la Lupe, la de Cirito, y la de Theurel, pues si, hasta este momento saca delantera la Lupilla Félix.

Falta que ver que dice el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha declarado una y otra vez que no quiere corruptos, que los detesta-no importa si escupe para arriba-, y que todo aquel que esté inmiscuido en actos de desvíos de recursos los meterá a la cárcel. Esta familia puede ser su prueba de fuego de la transparencia y rendición de cuentas, hay cientos de millones de pesos en propiedades y cuentas bancarias difíciles de comprobar.

 “Priistas” como candidatos del PAN no serían la excepción. El chiste es ganar, así tengan una larga cola que arrastran. A ver qué pasa, hay varios detestables duartistas incrustados en dependencias estatales, y MAYL está enterado.

Seguramente están con su autorización. No nos hagamos. Así es la política. Todos lo hacen. Muchos entran como productos de la negociación. A medida que avance la administración verá a más priistas corruptos a los que dice combatir. Más de lo mismo.