camacama

Sería inútil debatir acerca de la necesidad de superar nuestros conocimientos, pues una sociedad bien educada y positivamente culturizada jamás podría ser víctima de sus gobiernos, que por extensión serían su fiel reflejo. No es errada la consigna “los pueblos tienen los gobiernos que se merecen” cuando expresa que los gobernantes traicionan a la colectividad porque esta no es capaz de elegir bien conformando un sistema democrático confiable. De allí que las leyes se diseñan buscando el deber ser, entendido como legítima aspiración a superarse; en esto estriba el que se especifiquen determinados atributos para el desempeño de cargos públicos; pero de ninguna manera significa que el título por sí mismo acarree eficiencia o destreza para el desempeño de un cargo. El tema en el caso de Rogelio Franco no es si tiene título o no sino el cabal cumplimiento con un requisito de ley; si puede o no con el paquete es asunto del que nos iremos enterando a medida que transcurran los acontecimientos; sus sinodales son la sociedad y su jefe.