Perfilando 
Por Iván Calderón 
15 de diciembre de 2016

* Le sigue lloviendo al “cabeza de lata” 

Ha transcendido que luego de completar las carpetas de investigación correspondientes, la fiscalía de Veracruz ejercerá acción penal contra Ranulfo Márquez Hernández, quien, muy aparte, de ser procesado por delitos electorales, también es señalado por participar en las empresas fantasmas de Javier Duarte, así como un fraude en la supuestas compras de despensas que nunca se entregaron a los veracruzanos. 
Pero si ya saben cómo es Ranulfo ¿para qué lo invitan? 
La mera verdad. 
Por otra parte, se comenta muy fuerte que el mismo órgano judicial irá en breve contra el ex delegado de SEDESOL federal y el ex funcionario Duartista, Marcelo Montiel, quién está siendo presuntamente señalado por el quebranto patrimonial por la orden de más de 1,500 millones de pesos. 
En efecto, quién se sentía intocable y el jefe político de todos los grupos de Coatzacoalcos, pudiera andar “a salto de mata” luego de que todo el peso de la ley sea impreso contra su persona, ya que para los diferentes sectores de la sociedad, este personaje también es cómplice del quebranto financiero que se vive en la entidad y nos tiene así de jodidos. 
Con Montiel estará cayendo presumiblemente su cómplice y amigo “intimo” Víctor Rodríguez Gallegos, alías “el negro”, un obscuro actor político que resultó el gran perdedor en la pasada elección a la diputación local en Coatza y ahora necesitado de fuero, pretende ser candidato a la alcaldía en esta población por el PRI-Verde, siendo sus intenciones desde este momento un fracaso seguro. 
Sin duda. 
Y es que ambos personajes a la vista de todos se enriquecieron de la noche a la mañana dentro de las administraciones priistas, siendo más notable el caso de Víctor Rodríguez, quién luego de ser un simple mortal, resultó ser vecino de Arturo Bermúdez y de Alfredo Ferrari en una exclusiva zona de Montemagno, como si todos los corruptos se hubiesen puesto de acuerdo donde vivir. 
Incluso, se dice que Marcelo es un ente sin localización alguna, que no contesta el teléfono y que su mansión en la capital está a cargo del personal de servicio, además de que en su rancho en Naranjos no lo han visto en meses. 
En fin, no tardará mucho que a Montiel y a Rodríguez Gallegos le caiga la acción de la justicia. 
Sus años de bonanza ya se acabaron. 
Son los mismos veracruzanos quienes reclaman cárcel a los corruptos. 
@IvanKalderon 
Ivancalderonflores@nulloutlook.com

www.eldelsur.com