Nuestras antenas ubicadas en el altiplano nos indican que el Diputado Federal Erick Lagos Hernández habría conversado ya sobre su situación político-legal con el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares. Recientemente, nos señalan, ambos se reunieron  en un restaurante de la Ciudad de México donde platicaron por intermediación del compadre de Erick, el Secretario de Gobierno yunista, Rogelio Franco, quien sirvió comedidamente a Lagos Hernández durante el esplendor de la Fidelidad y Prosperidad, y quien sigue sirviéndole, dicen las malas lenguas, ya que entre ellos hay una vieja amistad desde que ambos eran porros en la UV y, además, son socios en varios negocios de oscura procedencia. ¿Será que Erick ya vomitó?