pepe
Publicada en Amigos a los que les gusta Sociedad 3.0

LOS DÍAS TRANSCURRIDOS

Por Gilberto Martínez Velázquez.

• A José Valencia Sánchez.

PARTE I

Le agradezco que leyera lo que escribo. Viniendo de un experimentado periodista como usted, es un honor. Respetuoso como soy de los procesos de comunicación y atendiendo a su derecho de réplica, a continuación transcribo el comentario por usted vertido respecto a los motivos por los que no lo considero la persona idónea para dirigir la CEAPP. Lamentó que no haya comprendido, ni entendido, el mensaje y la intención.

Como antecedente he de decir que en la entrega anterior de “Los días transcurridos”, hice un breve resumen de datos que aparecen en su currículum que son de acceso público. Llamo mi atención la mezcla extraña de intereses y convicciones. Si uno de esos datos es equivoco, con gusto haré la aclaración pertinente. Igual transcribo uno de los párrafos de otro texto por mi escrito, en el que hago alusión a su persona:

“No obstante me permitiré disentir de la postulación que exponen. Si bien es cierto Pepe Valencia es un reconocido periodista con amplia trayectoria y experiencia en el medio, no considero viable ni oportuna su aspiración.”

Hasta ahí el texto. A continuación su respuesta:

“Este cuate Gilberto Martínez Velázquez es el mismo que estuvo preso en Pacho Viejo por peculado. Se robaba la lana de Comunicación Social en el gobierno de Miguel Alemán”

Servido señor Valencia. Publicada integra su réplica.

A continuación, le enseñaré a hacer buen periodismo, con datos duros, no con las víceras.

• Efectivamente tal y como lo menciona en su réplica señor José Valencia Sánchez, el día 18 del mes de julio del año 2003, por la noche, ingrese a bordo de mi automóvil Mercedes Benz y acompañado de mi escolta personal al Penal de Pacho Viejo. Para enfrentar los cargos de la causa penal número 278/2003/V por los delitos de PECULADO Y ABUSO DE AUTORIDAD.
• Con fecha 20 de julio del año 2003, al vencerse el término constitucional de las setenta y dos horas, el licenciado Hernán Tejeda Álvarez, Secretario de acuerdos en funciones de Juez por ministerio de ley, dictó a mi favor el AUTO DE LIBERTAD por falta de elementos para procesar, al no haberse acreditado los elementos materiales de los ilícitos que se dijo había cometido en agravio de la función pública y el patrimonio del estado.
• Con fecha 8 de septiembre del año 2003, dicha sentencia fue ratificada por los Magistrados que integran la Quinta sala del H. Tribunal Superior de Justicia del Estado. Según consta en la Toca número 2817/03-A.
• Con fecha 6 de Octubre del año 2004, La Dirección General de Prevención y Readaptación Social, a cargo del licenciado Daniel del Ángel Pérez, me expidió constancia en la que se lee que NO EXISTEN ANTECEDENTES PENALES de mi persona.
• Pongo a su disposición o a quien le interese, los documentos que lo acreditan.

Así las cosas, y como se puede apreciar tanto en lo por mi escrito como en la réplica que usted hizo, su comentario SI reviste imprecisiones, intolerancia, dolo y mala fe. Con su comentario refuerza mis argumentos del porque no será conveniente que usted se integre a la CEAPP. No hay garantías de su tolerancia e imparcialidad.

Igualmente usted miente cuando afirma que “… Se robaba la lana de Comunicación Social en el gobierno de Miguel Alemán”. Difamación poco responsable de su parte, que podría tener repercusiones legales.

Sostengo la afirmación de que NO es la persona idónea para el cargo. Si bien es cierto no habemos personas Inmaculadas, la CEAPP debe estar integrada por periodistas con vocación, valentía y honorabilidad.

En los tres cargos que he ocupado en oficinas de Comunicación Social, dos a nivel nacional y una estatal, he tenido la oportunidad de conocer y tratar a periodistas respetables, como también he tenido en la antesala de mi despacho a aquellos que aún ocupando cargos de Dirección en algún medio, esperaban ser recibidos por mi o por mi jefe, para cobrar convenios o pagos en efectivo “por la libre”. Obran en mi poder constancias que así lo acreditan. Y no son estos los que se merecen representar y defender a los periodistas.

Deseo pase usted una feliz Navidad, y que en el próximo año se cristalicen sus proyectos.