Dr.-Ernesto-Villanueva

Ernesto Villanueva

Las columnas de opinión por su propia naturaleza tienen una amplia carga de subjetividad. Las ideas y conjeturas son, por definición, posicionamientos frente a un tema ante uno y ante los demás. Por supuesto, en las columnas se conjugan datos – que sí son sujetos a la prueba de veracidad- y posturas- que son las interpretaciones y, por ello, son subjetivas y no están sujetos a la prueba de verdad o falsedad. Y esto viene a colación porque hoy Carmen Aristegui, mi amiga, a quien admiro y respeto por su tenacidad, profesionalismo y probidad, no ha regresado. Es más, nunca se ha ido. Hoy dio inicio una parte del proyecto Aristegui Noticias, su noticiero, el que tenía en MVS, con una gran audiencia. Pero ni empieza ni se acaba ahí Aristegui Noticias.

Desde hace tiempo, Carmen dirige toda una plataforma digital que tiene varias salidas: notas informativas, reportajes y columnas en Aristegui Noticias así como espacios audiovisuales, con el buque insignia que es su noticiero diario a las 8 de la mañana. Carmen, pues, ha crecido exponencialmente porque bajo el paraguas de Aristegui Noticias empieza – por el método de aproximaciones sucesivas- a darse vida a contenido que irá- con toda seguridad- a contrapelo de la versión oficial, de modo tal que la audiencia tenga la posibilidad de comparar, de cotejar y finalmente decidir cómo forma su propio criterio sobre los más distintos temas de la vida pública.

¿Por qué sucede eso? Por la simple y sencilla razón de que el aporte de Aristegui Noticias es emparejar, en la medida de lo posible con Proceso y algunos otros medios más, la cancha mediática. Hoy, la inmensa mayoría de los medios tiene una agenda política relacionada con el gobierno en turno por razones de dinero, bien por pautas publicitarias o por contratos o asignaciones gubernamentales metaperiodísticas en función y motivo del medio. Esto último transgrede la regla básica del periodismo: la imparcialidad y hay un sesgo congénito a minimizar las críticas al gobierno de Enrique Peña Nieto- aunque sean justificadas por sentido común- y a maximizar las virtudes presidenciales, con la dificultad de presentar un desierto como un bosque.

Debo decir que aquí en SDP Noticias, Federico Arreola, tiene sus propias posturas, con las que coincido en algunas ocasiones y en otras no. Pero Federico tiene una gran virtud: deja que cada quien exprese su punto de vista, aunque no le guste, aunque incluso le resulte antipático. Ese es un valor agregado de un medio como SDP Noticias. Es obvio que si yo escribiera lo que aquí hago, en casi todos los medios me habrían dado las gracias desde el primer momento, en virtud de que lo que digo es incompatible con los anunciantes gubernamentales. Federico- me imagino- ha de tener presiones para que quienes estamos fuera del guion oficial salgamos. Pero las aguanta y no ha cedido. Eso me parece plausible y poco común en el contexto nacional. Eso explica en alguna medida el éxito de SDP Noticias en los primeros tres sitios de acuerdo a Comscore. También influye – y mucho- las iniciativas de Federico Manuel Arreola, que lo mismo crea apps de fomento a la cultura cívica, haciendo de lo importante algo interesante, hasta dando espacio y cobertura a temas de gran interés para la juventud, de ahí que en teléfonos inteligentes- que son el medio de acceso a noticias de los jóvenes- sea líder, de acuerdo a la mencionada calificadora.

Por otro lado, el reto que tiene Carmen en este proceso de entreveramiento entre los medios audiovisuales tradicionales y los digitales no es menor. Pero tiene varias ventajas adicionales: credibilidad, visibilizar temas que no son “tema” en otros medios y la interacción con la audiencia que facilita el nuevo formato. El futuro inmediato está en Internet y ahí Carmen seguirá haciendo lo que sabe hacer: periodismo de calidad, le pese a quien le pese.

@evillanuevamx

ernestovillanueva@nullhushmail.com