edificio-pri

Eliseo Tejeda Olmos/ Teléfono Rojo

Con el proceso electoral municipal comenzado, en el Partido Revolucionario Institucional se preparan a realizar los ajustes que sean necesarios para afrontar en una época muy difícil, las elecciones locales en este 2017.
Una imagen severamente desgastada, con un presidente de la República impopular y un ex gobernador en fuga y con ello impune hasta el momento, el PRI afronta su peor escenario en Veracruz y sin embargo hay quienes, desean representarlo ante las urnas para mediados de este año pues como bien lo comentó en su red social Ezequiel Castañeda Nevarez, en el tricolor ni son todos los que están, ni están todos los que son en lo que se refiere a la afición por tomar lo ajeno y saquear los recursos públicos.
Una ligera revisión de los principios partidistas del partido en el poder federal pero desplazado en el ámbito estatal, demuestra que a los militantes del PRI no se les manda a robar ni abusar del poder, sino al contrario, servir a sus conciudadanos desde las posiciones de poder político que conquisten.
Sin duda que las mujeres y hombres que se animen a buscar una candidatura priísta a cualquiera de las 212 presidencias municipales tendrán que ser militantes convencidos de la ideología tricolor, conocedores de sus principios y con una imagen irreprochable ante los ciudadanos.
Los dos primeros requisitos no son tan difíciles de cubrir como el tercero: su imagen ante sus conciudadanos.
Por ejemplo ¿qué ofrecerán y cómo serán recibidos los ex diputados locales que recientemente dejaron su curul y que aspiran a ser candidatos a la presidencia del municipio en que nacieron y han desarrollado su actividad política?
El primer reto que tienen los priístas es decidir quién los va a encabezar en una batalla que se presenta muy cuesta arriba y en la que, aunque con toda la experiencia con que cuenta, no debería tener mano quien fue uno de los principales apoyos para el ex gobernador en fuga y que le operó no solamente la cuestión político-electoral en el sexenio inmediatamente anterior, sino le sirvió de enlace con escogidos directivos de medios de comunicación veracruzanos.
Es una perogrullada que decir que harán falta caras nuevas, no solamente en las candidaturas, sino también en la dirigencia estatal priísta. Y estas caras nuevas deberán estar acompañadas, si se busca el éxito, de personajes de comprobada militancia tricolor que no han dado que hablar en lo personal ni en lo político, en el negativo sentido que lo hicieron los más recientes que hasta fueron expulsados del PRI.
¿Quiénes se echarán el trompo a la uña?

Contacto: teléfonorojo2006@nullyahoo.com.mx