taxistas

Veracruz – 2017-02-25 21:38:54 – Olivia Hernández / AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO En las administraciones de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa vendían las concesiones en 50 mil pesos a pesar de haber pagado el derecho al trámite, denunció Roberto Morales Ríos, secretario de Transporte de la delegación de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos en Veracruz.

Quienes no pudieron cubrir el precio de la corrupción para acceder a este documento circulan sin la concesión a espera de que el Gobierno del Estado concluya el trámite que aguardan, incluso desde hace 13 años.

Esto provocó que actualmente más de 10 mil taxis circulen sin concesión en la entidad veracruzana.

“Lo que pasa es que los títulos de concesión por la corrupción que había existido durante estas dos administraciones han sido vendidos a los líderes de taxistas, había un convenio con el funcionario estatal con el líder y venderle los títulos de concesión a los compañeros, lo cual nosotros no estuvimos de acuerdo… Lamentablemente todo era corrupción en estas dos administraciones, nos pedían hasta 50 mil pesos por el título de concesión cuando ya habíamos pagado el derecho de concesión.

“Eran de 20 mil pesos, en el 2004 salieron en 50 (mil pesos), en la administración pasada salieron en 19 mil pesos, aparte los 50 (mil pesos de embute) del título de concesión, entonces los compañeros realmente que son compañeros del volante no tienen esa cantidad para pagar”, precisó el secretario de Transporte de la delegación Veracruz de la CROC.

La ley en el estado de Veracruz permite (por lo menos en las dos administraciones anteriores) que estas unidades circulen sin el trámite de la concesión concluido, explicó.

Morales Ríos explicó que después de haber pagado los 20 mil pesos del derecho a la concesión los taxistas ya no pudieron cubrir “el embute” que les solicitaban en Transporte Público para poder concluir el trámite.

A esto se le sumó el gasto para la adquisición de las unidades nuevas que les solicitaban para poder acceder al permiso.

“Nos embarcamos con una unidad nueva que nos exigía la ley, durante el 2004 nos pidieron una unidad nueva y para tener una concesión teníamos que tener una unidad nueva y desgraciadamente los compañeros que son trabajadores del volante no tenemos dinero para comprar una unidad nueva entonces solicitamos un crédito de la agencia para pagarlo a cuatro o cinco años.

“Desgraciadamente hay muchos compañeros que no son trabajadores del volante, que se le dio a gente mala que está lucrando con esa concesión, inclusive están trabajando con doble número, salen por la noche a atracar con doble número y ese es el problema que tenemos”, denunció.