Inicio Columnistas Karime: el cerebro criminal detrás de Duarte…

Karime: el cerebro criminal detrás de Duarte…

0
Del otro lado del Cristal
Por Jorge Manrique
21 de febrero de 2017

*De bodega de Mueblería Mérida a refugio de los bienes de Duarte. *La bodega que fuera propiedad de unos jóvenes conocidos como los Yucas. *Fue una bodega que en los tiempos de Fidel Herrera, se localizaron  despensas dentro de un tráiler que se guardaba ahí. *El dueño de dicha bodega  no es ni Juan Manuel del Castillo, ni Jesús Moreno; Pero esta propiedad fue utilizada durante la campaña del ahora diputado federal Marco Antonio Aguilar Yunes. *Pía Salazar, de edecán a súper abogada. *De protegida de María Pina a protegida de Fidel Ordoñez. *Primero edecán, luego recomendada de Fidel Herrera y ahora infiltrada en reuniones de colectivos. *Abogados del General Bermúdez no dan una. *Pía Salazar vapuleada por la prensa. *Fidel Ordoñez y sus fraudulentos vaticinios. *Reyes Peralta la opción para el General.    

¿Qué le pasó a Javier Duarte? ¿En dónde radica su perversidad? ¿Tenía miedo a volver a ser pobre? ¿Lo hicieron sus suegros ser ambicioso? ¿Karime o Tony el cerebro criminal detrás de Duarte? Su caso de corrupción no es un accidente.

Los inicios de Javier Duarte todo mundo los conoce en Veracruz, un joven de clase baja que bajo el cobijo de Fidel Herrera y Rosa Borunda llego a la gubernatura del estado.

Durante años el cerebro criminal detrás de Javier Duarte, orquestó una sofisticada red para triangular recursos públicos a través de prestanombres, empresas fantasmas, con domicilios falsos, facturas apócrifas, cuentas bancarias en el extranjero, con la complicidad de amigos y familiares.

El pasado 13 de octubre Alfonso Ortega, se convirtió en el  héroe de los veracruzanos y el  villano favorito en la historia de los Duarte – Macías; Alfonso, decidió revelar cómo son las entrañas de la red de prestanombres de Javier Duarte, el poder de su esposa Karime Macías, los negocios con algunos miembros del gabinete de su esposo, el modus operandi del saqueo y el destino del dinero.

El prestigiado periodista Mussio Cárdenas, en su columna del 26 de octubre del año pasado, bajo el título “Javier Duarte; Nadie salva a su esposa”, detalla sobre los negocios que Karime Macías realizaba…”Una mano, la de Karime Macías Tubilla, fue clave en el lavado de capitales, hacia dónde canalizar los millones, cómo triangular, cómo encubrir el producto de lo robado.

Precisa, contundente, la orden de Karime: endosar y transmitir a terceros las acciones de las sociedades de responsabilidad limitada, las LLC, tenedoras de las propiedades “a fin de borrar el rastro de las operaciones”.

Amenazado, intimidado, Alfonso Ortega percibió la muerte y por eso habló. Acudió el 12 de octubre a la Procuraduría General de la República y ahí detalló cómo opera la maquinaria de corrupción tejida por el ex gobernador de Veracruz, su familia y sus amigos.

Día crucial, ese 12 de octubre incriminaba a Javier Duarte en el desvío y lavado de capitales sustraídos de las arcas de Veracruz. Es el testimonio de uno de los cómplices. Es la voz de uno de los de adentro.

Y ese día, también, Javier Duarte solicitaba licencia al cargo ante el Congreso estatal. Se fue “por amor a Veracruz”, ironizó. O mejor aún, por amor al pellejo, a su libertad, a no pasar el resto de sus días en prisión, su destino manifiesto”.

La periodista Guadalupe Loaeza, retrata en una de sus columnas, la ira de la quien fuera la primera dama de Veracruz, hoy convertida en el cerebro criminal del clan Duarte – Macías;… ¿Cómo olvidar que hace más de un año cuando publiqué el texto titulado: “¿Qué tal durmió, señor gobernador?” (Agosto, 2015), su esposa Karime Macías Tubilla me escribió una carta indignadísima en la cual defendía a su querido marido a capa y espada: “Uno de nuestros anhelos, como servidores públicos que somos, es que cada persona en nuestro Estado (sic) duerma bien y tranquilo, con un techo digno y un trabajo que lo espere la mañana siguiente. Sabemos que falta mucho por hacer pero estamos dando pasos sólidos para que así sea”. Seguramente Karime le mostró a su marido la carta que me envió y éste, más que complacido por tener a una mujer comprometida con sus anhelos, le mandó comprar (con ayuda de sus testaferros) a la joyería Berger de Presidente Masaryk un anillo de 185 mil dólares y unos aretitos de 40 mil, tal como lo confesara Alfonso Ortega, ex abogado y prestanombres del gobernador.

Al despedirse Karime en su sentida carta, se percibe irritada y hasta airada: “Yo, por el contrario, te deseo una linda tarde y una muy buena noche”. Lo más probable es que la primera dama de Veracruz me haya enviado este correo electrónico de su laptop desde alguna de sus treinta casas en Miami, de alguno de sus cinco tiempos compartidos en el Saint Regis de Nueva York, o desde su casa de Arizona, o la de Woodlands, o desde su piso de Madrid, o desde su edificio de Presidente Masaryk, o desde sus departamentos del Club de Golf Bosques, o de sus terrenos de Las Lomas de Chapultepec, o desde su casa de Coyoacán, o desde sus dos departamentos en Ixtapa, o desde su finca de Valle de Bravo o desde su rancho de Córdoba “el faunito” o ya de perdida, desde alguna de sus bodegas en Ocoyoacac, Estado de México”.

Este 20 de febrero pasara a la historia al revelarse que el verdadero cerebro criminal y maquiavélico es el de Karime Macías; y es que con su puño y letra dejo un legado que será muy útil para la fiscalía del estado y la PGR, estos diarios y libretas donde se desglosan las redes de la corrupción del gobierno de Duarte, servirán para dar con el paradero de los bienes que fueron comprados con dinero de los veracruzanos.

El hallazgo de estos bienes se dio en la ciudad de Córdoba, en una bodega que fue cateada y donde encontraron pertenencias e información inculpatoria contra el ex gobernador Javier Duarte y su esposa Karime Macías.

La bodega que fuera propiedad de unos jóvenes conocidos en esta ciudad como los Yucas, dueños de la Mueblería Mérida, ubicada en el número 2010 de la avenida 39, en la colonia Paraíso; Y que fue una bodega que en los tiempos de Fidel Herrera. Fuese encontrada despensas dentro de un tráiler que se guardaba ahí.

El dueño de dicha bodega  no es ni Juan Manuel del Castillo, ni Jesús Moreno; Pero

esta propiedad fue utilizada durante la campaña del ahora diputado federal Marco Antonio Aguilar Yunes.

Lo único interesante de esta bodega, es que Karime Macías, se delata a ella misma y señala que lavó millones y millones de pesos. Por amor a Veracruz, invirtió lo robado en desarrollos inmobiliarios. Por amor a Veracruz, aprovechó la crisis de vivienda en Estados Unidos y compró a precio de ganga para revender, o revenderse a precio de oro. Karime queda al descubierto como el cerebro criminal. Nos leemos próximamente del otro lado del cristal.

#Para  concluir:

Pía Irene Salazar Santana, la abogada del General Bermúdez, dio mucho de que halar la semana pasada. Cuando se infiltro entre los colectivos que luchan por hallar a los desaparecidos. Extraño que esta abogada busque los reflectores.  Pía inicio como edecán en su juventud, de ahí conoció a Fidel Herrera y fue cobijada en su gobierno bajo el cuidado de la famosísima María Pina (Quien en esos días gustaba de hablar pestes del hoy gobernador).  Fue es esos días que Pía Salazar conoció a Nabor y al abogado Ordoñez. Tiempo después Pía fue cobijada por el súper abogado Fidel Ordoñez y ahí comenzó su carrera en las leyes. Hoy las cosas para Pía, no parecen caminar bien, vapuleada por la prensa como agitadora la semana pasada ve los días de su defensa terminar quizás siguiendo los pasos de Ordoñez, en tanto los vaticinios del súper abogado Fidel Ordoñez sobre el caso Bermúdez, simple y sencillamente fueron un fraude. Sin duda deberá el General Bermúdez pensar en cambiar de abogados. Reyes Peralta puede ser la opción.

 

 

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja un comentario