En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “el apantallante operativo que armó la Marina en Tepic en el que fueron abatidos 12 presuntos narcotraficantes, entre ellos Juan Francisco ‘El H-2’ Patrón Sánchez, levantó una ola de sospechosismo por el momento político y por la forma en que ocurrió. Primero, por el inusual uso nocturno de una aeronave artillada que disparó munición trazadora, lo que la hizo muy visible, tanto así que fue captada en varios videos. Segundo, porque después de años en los que la narrativa creada por el actual gobierno era que en México se capturaba a los narcos ‘sin disparar un sólo tiro’, ahora resulta que a los malosos se les abate de noche y desde el aire. Y tercero, porque ocurre justo cuando Donald Trump ha estado cuestionando la capacidad y la decisión de las autoridades mexicanas para enfrentar a los cárteles. Por eso, hay quienes consideran que lo de Tepic fue un show montado para mandar el mensaje de que en México sí se puede y también se quiere enfrentar al crimen organizado. ¿Será?”