Cancún- 2017-03-2210:17:13- Agencias

Es solo uno de los muchos comportamientos reprochables de los jóvenes.

‘Construyan el muro’, el canto que se popularizó en los actos de la campaña de Donald Trump, ha cruzado la frontera de México. Estudiantes estadounidenses que celebran las vacaciones de primavera (conocidas como ‘spring break’) en Cancún lo entonaron a bordo de un barco turístico, provocando el rechazo de los locales.

Según el periódico The Yucatán Times, que ha publicado un editorial condenando el comportamiento de los jóvenes, no se trata de un incidente aislado.

“Este es solo uno de los muchos comportamientos reprochables que los jóvenes ‘spring breakers’ han mostrado recientemente en Cancún y que se describen como actos de xenofobia y discriminación contra los mexicanos en su propio país, lo cual es (o debería ser) totalmente inaceptable”, dice el texto.

Según el periódico, el caso del barco “se suma al creciente número de quejas de trabajadores del sector turístico, quienes señalan que en los últimos días muchos ‘spring breakers’ han sido ofensivos, groseros y arrogantes con los mexicanos”. Se calcula que cada año unos 30,000 turistas estadounidenses viajan a la zona de Cancún para celebrar ‘spring break’.

Testimonio

Un turista peruano que visitó Cancún en días pasados aseguró que durante un paseo en barco, decenas de vacacionistas estadunidenses comenzaron a gritar “¡Construyan el muro! ¡Construyan el muro!”.

Según el relato de Anaximandro Amable Burga, quien iba acompañado de su esposa mexicana Suly Carrillo, antes de terminar un tour en un barco que partió de Puerto Morelos, jóvenes spring breakers comenzaron a gritar el reclamo que Donald Trump hizo famoso durante su campaña.

En el relato, publicado en su perfil de Facebook el 6 de marzo, Anaximandro detalla que al finalizar el paseo, “una bandada de estadunidenses (no se sabe si ebrios o en “pleno” uso de sus facultades) empezaron a cantar una babosada que vomitaba así: “Build the wall” (“Construyan el muro”)”.

En el mensaje, que ya ha sido compartido por más de 500 personas, el joven hizo una reflexión sobre las cosas con las que “uno no puede ser tolerante”, como los discursos que incitan al odio.

“No podemos ser tolerantes ni mucho menos conciliadores o flexibles con esta clase de actitudes nefastas, así como no se puede ser tolerante con la mentira o con los ataques contra la dignidad de las personas, de un pueblo. No me lo contaron: yo lo viví y dolió y jodió y me llenó de rabia, tristeza e impotencia”, afirmó.

“Muchos turistas mexicanos a bordo del barco expresaron su enojo, pero los estadunidenses no pararon y continuaron cantando el himno racista”, asegura la publicación del diario.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO