Ayer, en un multitudinario evento muy propio del PRI, con las porras de aliento que recordaron los viejos tiempos y con la presencia de la cúpula priista estatal y un representante de Ochoa Reza, Alejandro Montano Guzmán fue ungido candidato a la alcaldía Xalapeña. Montano reconoce el reto que enfrenta, ya que ahora el PRI no tiene el gobierno estatal, será una contienda electoral que permitirá al priismo dimensionar sus circunstancias para 2018. Montano es un excelente candidato, y con su postulación acaba de configurarse el marco de la contienda: Carlos Luna Escudero, por Movimiento Ciudadano; Hipólito Rodríguez, por Morena y el ex priista David Velasco, si un terremoto no lo derriba, por la alianza PAN-PRD. A partir del dos de mayo suben al cuadrilátero, mientras tanto nadie duerme en sus laureles.