Jaime Téllez Marié
Jaime Téllez Marié

El atentado sufrido por el colega Armando Arrieta Granados, jefe de Redacción por muchos años de La Opinión de Poza Rica, evidencia con entera claridad que hay un plan siniestro para desestabilizar al Gobierno del Estado mediante el ataque bien calculado a un sector que, al ser perjudicado, producirá una resonancia de carácter mundial.

Decirlo no es exagerar, basta consultar uno de los diarios más influyentes de Europa para constarlo: http://internacional.elpais.com/internacional/2017/03/23/mexico/1490282694_558048.html

Recordando las versiones de personas muy bien enteradas, operadores políticos de primer nivel del PRI, en elecciones recientes de esta década participó el crimen organizado en Veracruz mediante la aportaciones de sumas millonarias para candidatos, y el amedrentamiento e inhibición a funcionarios electorales y sufragantes. Esto empata con el apoderamiento de la vida social por parte de sicarios y mafiosos, a partir del fidelismo.

Sería absurdo pretender que las autoridades puedan darles protección personal a 8 millones de ciudadanos, o por lo menos a los 8 mil periodistas que, según decía Duarte, hay en la Entidad. Pero lo que no es tolerable es que no haya absolutamente ningún avance en ninguno de los casos en investigación relacionados con periodistas, ni pistas ni líneas serias en relación con las decenas de hechos de violencia que han ocurrido en este régimen, incluyendo el primer asesinato de un periodista.

Jaime Téllez Marié, el fiel palafrenero de Miguel Ángel Yunes, está mostrando no tener la capacidad, la experiencia y acaso ni la voluntad para ofrecer un mínimo de resultados en este atípico embate de la delincuencia, casualmente coincidente con el regreso a México del célebre cónsul Fidel Herrera Beltrán. Bueno, dicen que no quiere ni firmar documentos que le vayan a resultar comprometedores, lo que genera una parálisis en muchos temas oficiales que deben avanzar.