Ciudad de México- 2017-04-0710:32:17- NoticiasMVS

La coordinadora nacional del programa “Somos Mexicanos” del Instituto Nacional de Migración (INM), Dalia Gabriela García Acoltzi, informó ante diputados federales que desde enero y hasta marzo de 2017, el gobierno de Estados Unidos deportó a un total de 38 mil 467 ciudadanos de origen mexicano.

Esta cifra es menor a la registrada en el mismo periodo del 2016, cuando 50 mil 69 paisanos fueron expulsados del territorio norteamericano, por lo que el número de deportaciones bajó en 11 mil 602, informó Noticias MVS.

Al reunirse con miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores de San Lázaro, la funcionaria federal añadió que el año pasado de los 219 mil 932 mexicanos que retornaron al territorio nacional, 22 mil 905 eran mujeres, 197 mil 27 eran hombres, y de esas personas, cuatro mil 28 eran “personas no acompañadas”.

García Acoltzi detalló que la mayor parte de las detenciones de mexicanos radicados en Estados Unidos se llevaron a cabo en los estados de California, con más de 64 mil 600; Arizona, con al menos 54 mil 900; Nuevo México, con más de siete mil 400; y Texas, con más de 74 mil 700.

Explicó que la reducción de las deportaciones de Estados Unidos en los primeros tres meses del año, se deben no al cambio en las políticas migratorias del gobierno de ese país, sino a que los connacionales son cada vez más “precavidos”.

Lo anterior, debido a que la mayor parte de los deportados reportaron faltas administrativas como infracciones de tránsito, por “peleas”, por antecedentes penales y por descuidos que permitió a las autoridades identificarlos como indocumentados, condición que para la ese gobierno es “ilegal”.

“El único delito que han cometido es el de ser ilegal, concepto bajo el cual se limita el derecho al trabajo”, apuntó.

Apuntó que del total de deportados en este 2017, solo el seis por ciento estuvo involucrado en algún tipo de delito del orden penal, y en algunos casos los señalamientos deberían estar sujetos a comprobación, a fin de no inculpar a personas inocentes.

Tras indicar que el programa a su cargo tiene como fin ofrecer ayuda a los repatriados, a través de asesorías para determinar el motivo de la deportación, refrendó que el propósito de la autoridad mexicana es no estigmatizar a los connacionales y no tacharlos de criminales, sino auxiliarlos a reincorporarse a sus comunidades y a la vida laboral.

Expuso que en 2016 el Fondo de Apoyo a Migrantes contó con 300 millones de pesos pero este 2017, debido a los recortes presupuestales, esa cifra bajó a 263 millones de pesos, por lo que se requieren más recursos para brindar una mejor atención en albergues y para costear el traslado de los paisanos a estados fronterizos.

Dijo que en 2016, a través del Fondo se entregaron apoyos por 30 mil pesos a cada persona, a fin de desarrollar proyectos de autoempleo.

Pese a las cifras, aseveró que los paisanos tienen la preocupación de saber qué opciones tendrán si regresan a México y a ciencia cierta, admitió, el Instituto Nacional de Migración no tiene un cálculo para determinar si el número de deportados o bien de personas que regresen voluntariamente se incrementará en los próximos meses, pues ello depende de las decisiones que tome el gobierno de Estados Unidos.

Planteó que también se tiene el conocimiento de al menos un caso de personas deportadas, pese a que tenían residencia permanente.

Con información de: http://www.noticiasmvs.com/#!/noticias/inm-2017-inicio-con-11-mil-602-deportaciones-menos-que-2016-905

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO