Cuando en México hay elecciones para renovar al titular del Poder, en los Estados Unidos levantan aún más las antenas para leer los reportes de su embajada sobre el caso, siempre se ha especulado sobre la preocupación de las autoridades de aquel país porque llegue un político de izquierda; para esta vez no es la excepción y así lo ha expresado el Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly: “Tenemos un problema con México. Hay mucho sentimiento antiestadounidense en México. Si la elección en México fuera mañana, probablemente se obtendría a un antiestadounidense de ala izquierdista como Presidente de México. Eso no puede ser bueno para Estados Unidos […]. No sería bueno para Estados Unidos ni para México”. Antaño se aseguraba que esa disposición de los vecinos del norte complicaba el ascenso de un izquierdista al poder, pero en las actuales circunstancias es posible que favorezca a aquella probabilidad precisamente por el sentimiento antiestadounidense del que habla Kelly.