Redacción- 2017-04-2509:22:08- La Jornada

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arriola, destacó ayer en el Senado que la dependencia debe hacer frente a un creciente flujo de pagos por jubilaciones y pensiones, que representa un gasto de más de 2 billones de pesos para los próximos 70 años. Este, indicó, es el saldo de la deuda del régimen de beneficios definido de los trabajadores del instituto.

Durante su participación en la inauguración de la Semana de la Seguridad Social 2017, en la que también participaron el titular del Issste, José Reyes Baeza, y del Issfam, general Jesús Castillo Cabrera, Arriola subrayó: Sólo para 2017 se estima un gasto de más de 80 mil millones de pesos por ese concepto, presión que no dejará de crecer dos dígitos hasta 2035, cuanto alcance 101 mil millones de pesos.

El titular del IMSS explicó que se trata de un universo de 270 mil personas que cobran una pensión 800 por ciento mayor a la pensión de la economía y que se gradúa para ser pensionado a los 52 años.

No hay país en el mundo que aguante ese régimen, sostuvo Arriola ante académicos, investigadores, funcionarios y senadores. Ante ello, detalló, el Presidente de la República ordenó una estricta disciplina financiera, con la que hemos logrado revertir la tendencia negativa y evitamos la quiebra técnica que se esperaba en 2014.

Hizo notar los ahorros por compras consolidadas: 14 mil 214 millones de pesos para el periodo 2012-2017. Este histórico proceso, apuntó, ha tenido tres impactos fundamentales: con los mismos recursos de 2012 hemos adquirido 23 por ciento más unidades; el precio unitario bajó de 36.02 pesos en 2012 a 33.07 en 2017, se redujo 7 por ciento en cuatro años y pasamos de un surtimiento mensual de 14 millones de recetas en 2012 a 18.2 millones a marzo de 2017, 30 por ciento más con los mismos recursos de 2012.

Advirtió: “No podemos confiarnos en la situación financiera del IMSS. Un incremento no previsto de las obligaciones, que actualmente prevé la Ley del Seguro Social, no tiene fuente de financiamiento y podría poner en riesgo la permanencia del Seguro Social.

Con información de La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2017/04/25/economia/018n2eco

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO