No debe estar muy tranquilo Fidel Herrera Beltrán después de la captura de Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, y la aprehensión de Duarte de Ochoa, su sucesor en el gobierno veracruzano; varias son las razones por las cuales Fidel camina con cautela, entre ellas la acusación de haber permitido trabajar con libertad a agentes del crimen en la entidad veracruzana; otras más son las observaciones formuladas por la Auditoría Superior de la Federación a cuentas públicas de su administración. La discreción con la que conduce sus pasos está justificada porque sin fuero Fidel debe sentirse en el aire y sin paracaídas.