Mole de gente
Virginia Durán Campollo
11 de abril de 2017

Desde 1998 los gobiernos sabían, sobre todos los del PRI, de los lazos criminales del ex gobernador de Tamaulipas, Tomás Yarrington y por ello son cómplices.  Fueron las autoridades extranjeras, quienes lograron atraparlo en Italia. El mexicano estaba, como muchos otros, placido disfrutando el producto de sus fechorías. No es una buena noticia. Demuestra que la justicia nacional, que debe ser pronta y expedita, protege a  los delincuentes políticos. El sistema en pleno, resguarda a los funcionarios corruptos y hasta los premia con puestos públicos y embajadas, como la que le dieron al gran infractor: Fidel Herrera Beltrán. A éste como al impostor prófugo, se les debiera sancionar sobre todo por el genocidio cometido, durante sus reinados. Lo mismo pasa con los Moreira, que aún a sabiendas de sus latrocinios se imponen  a su gusto en su estado, convertido en una coto de poder familiar. De los gobernadores infractores priistas, pocos están en la cárcel y el mayor de todos Javier N- ni la Interpol ha podido- tiene mayor tiempo de fuga, que el mismo Chapo.  Causa sospechosísmo. El quebranto político, económico y social de Veracruz, merece juicio político a los responsables. *** Como no encontraremos justicia por parte del gobierno federal cómplice, serán los ciudadanos en las urnas quienes cobraran la afrenta. Si algún pueblo ha sido masacrado, en todos sentidos, lo es el veracruzano. Fueron los priistas, los causantes de su quebranto. No hay que olvidarlo, como tampoco las promesas de los panistas que no se han llevado a cabo. Es una rebatinga por las alcaldías, de vómito. Se dan hasta  con la cubeta, sacando todos sus trapitos al sol. Parecen caníbales, que ya se entiende por el gran negocio que es una alcaldía. Tanto que el de Xalapa, está convertido en un tipo de regidor moviendo el tinglado, para favorecer algunos incluso opositores. Hasta ahora la partidocracia, ofrece candidatos muy cuestionables por su corrupción, inmoralidad, ineptitud y hasta vandalismo. *** Ante esto hay que exigir que los candidatos, por lo menos hayan pasado por la primaria y respeten a su madre. Es nuestra responsabilidad ciudadana. Hay que buscar caras nuevas, propuestas novedosas y viables y no los mismos con el engaño de siempre. Mujeres y hombres de verdadera valía y con una preocupación real, por la problemática de la población. No a quienes van por el poder, para poder seguir robando. El caso específico de David Velasco Chedraui, es sintomático.  También lo serán los candidatos de Elizabeth Morales que está operando,  moviendo sus piezas. En verdad que vergüenza. Así que todo Veracruz debe estar alerta, de a quienes quieren asignar. No olvidar que la imposición del prófugo, fue lo que dio al traste con el estado que está en quiebra. *** No se puede negar que en el PRI estatal, hay quienes son dignos de reconocimiento por su institucionalidad a toda prueba. Mujeres como la doctora Zaida Lladó- tiene un libro muy interesante sobre el trabajo y participación de las mujeres – quien es institucional,  académica seria y con talento. El senador José Yunes Zorrilla, egresado del ITAM, quien pudiera ser un magnífico administrador. ¿Por qué insisten los priistas locales, en mantener a los innombrables? Haber dado a dos mujeres corruptas e inmorales, la Fundación Colosio es aberrante. Tienen cuadros rezagados, pero existen. Renato Alarcón, no debe olvidar que “haiga sido como haiga sido”, es el dirigente estatal y debe llevar la batuta. Dejarse intimidar por personajes oscuros y sin poder real,  como el hijo del vándalo Cesar del Ángel, lo minimiza.  La salud  del PRI, es de pronóstico reservado. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.