Tal parece que Dante Delgado no espera ya mucho de Veracruz, al menos así lo demuestran sus muy espaciadas visitas a esta entidad y el aparente abandono en que tiene a Movimiento Ciudadano, partido de su creación. Esa apreciación es reforzada por la indiscriminada postulación a cargos municipales por parte de Movimiento Ciudadano, como es el caso de Poza Rica con Pablo Anaya a quien se le señalan irregularidades cometidas durante su periodo al frente de la Secretaría de Salud. Para acabarla, Dante no resistió la presión de las preguntas de reporteros interesados en su decir, y se declaró “peor que los priistas”; a confesión de parte, relevo de pruebas, pero para nada ayuda a la causa de sus candidatos.