Javier Duarte de Ochoa es uno de los prófugos de la justicia mexicana de más triste fama, ni en sus mejores sueños imaginó encabezar alguna lista de corte internacional aunque en esta figura entre los políticos más corruptos de México; lleva en su huida la solidaria compañía de su esposa, Karime Macías, aunque más bien por saberse involucrada en el gran asalto a Veracruz. Ayer López Dóriga tuiteó que un turista creyó haber visto a Javier Duarte en un restaurante de mucha alcurnia en Whistler, Canadá. De ser auténtico tal suceso sería una osadía inaudita, un abierto desafío y hasta burla a las policías que supuestamente lo buscan desde hace meses. López Dòriga se disculpa por difundir una noticia en falso y hasta el siguiente capitulo.