Dice Andrés Manuel López Obrador: “Me quieren robar la presidencia…” como si ya la tuviera en la bolsa, cuando faltan 14 meses de la elección federal 2018. Nadie puede negar, mucho menos ignorar, que las enormes desigualdades sociales que se viven en México han soliviantado a la ciudadanía mexicana obligándola a buscar salidas a tan difícil condición social; el PRI y el PAN han gobernado México y sin embargo más de la mitad de la población mexicana vive en condiciones de pobreza, por tal razón busca caminos alternos, y quien los ofrece es López Obrador, el “bueno por conocer”. Casi cuatro lustros lleva López Obrador en campaña, y aunque la percepción de la opinión pública lo favorece ese es un factor tan variable como capacidad de operación tienen sus adversarios. Por esto, AMLO no debiera cantar victoria antes de tiempo, pues finalmente aún no tiene nada.