Mariano Escobedo- 2017-04-2312:58:57- Jorge Galindo/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLF

Al mal gobierno de Javier Duarte se le atribuye además de muchos desfalcos, la desaparición del vivero La Joya que hasta el año 2012 se mantenía en el tercer lugar a nivel nacional con una producción anual de 5 millones de plantas y generando empleo en favor de 300 pobladores de Mariano Escobedo.

Con su quebranto, se dejó de surtir de planta para las campañas de reforestación a los municipios de La Perla, Mariano Escobedo, Ixhuatlancillo, Nogales, Río Blanco, Maltrata, Tequila y Zongolica, pero también a otros del estados de Puebla donde se incluye a Atzizintla, lamenta el alcalde Ramiro Páez Muñoz.

“Este es otro fracaso más porque ese vivero desapareció. El gobierno de Duarte no le puso recursos y quedó a deber dinero a las personas encargadas de su atención. El pretexto ahora es que no hay recursos, vamos de mal en peor por todos lados”, dijo el funcionario.

Como testigo mudo del trabajo realizado y la inversión que en su momento se destinó para hacer producir planta a una altura superior a los 3 mil metros sobre el nivel del mar, diversas especies de pino yacen abandonadas en 42 hectáreas de terreno.

“El vivero ahí sigue, pero se requiere dinero para reactivarlo”, señaló Ramiro Páez Muños quien agrega se han hecho escritos a la Conafor y la misma Sedesma que en su momento administró el lugar teniendo a cargo al entonces titular Ignacio Valencia Morales, convertido después en Diputado.

“Desaparece el vivero y todo se viene abajo. Esos terrenos son de vocación forestal, hace falta producir planta cada año y al no producir ya no se reforesta, el gobierno debe tomar cartas en el asunto porque ahí se requiere de una inversión de 5 millones por año para recuperarlo”, estimó.

Sin embargo, el funcionario lamentó que las mismas dependencias lucren y contraten a empresas de amigos o conocidos para comprarles la planta a viveros particulares que invertir en los viveros que había antes. “Hay acuerdos, quiero pensar que los mismos que trabajan en la Conafaor ellos mismos hacen sus viveros y administran la planta, que no debería ser pero es lo que está pasando y ahora nos toca aprender a vivir con ese sistema”.