Armando Ortíz

Duarte en Canadá; hasta podría declararse perseguido político

Parece mucha casualidad, pero hace unos días un buen amigo que se encuentra muy cerca de la gente de poder en el centro del país me dijo que era muy posible que en esta Semana Santa el gobierno federal nos podría dar la sorpresa de la aprehensión del exgobernador Javier Duarte de Ochoa. La casualidad viene al caso porque hace unos momentos, Joaquín López-Dóriga publicó que se ha localizado a Javier Duarte en Canadá, en Whistler, una ciudad a 180 kilómetros de la frontera con los Estados Unidos. López-Dóriga es una de las vías que utiliza Osorio Chong para dar alguna noticia, por lo que todo parece indicar que el gobierno de Peña Nieto, quien siempre ha sabido donde ha estado Duarte, por fin se ha decidido a entregarlo. Esperamos que así sea. No nos importa que sea el gobierno federal el que se dé baños de gloria, no nos importa que quiera quedar bien para las elecciones que se acercan en el Estado de México. Lo que a los veracruzanos nos importa es que se capture a ese delincuente que se robó miles de millones de pesos de los veracruzanos. Nos decía ese amigo: “Cuando veas la noticia, te acuerdas de mí”. Cheque el enlace de López-Dóriga aquí: https://lopezdoriga.com/nacional/aparece-javier-duarte-en-canada/

En lugar de difundir la foto de Duarte, mejor pedir los 15 millones de recompensa; todo parece montaje
En caso de que fueran Javier Duarte y Karime Macías los descubiertos en la ciudad de Whistler en Canadá, se vieron lentos los turistas que tomaron la foto, pues lo que debieron haber hecho es buscar en la página www.recompensas.gob.mx para ponerse en contacto con la Procuraduría General de la República y así ganarse los 15 millones de pesos que se ofrecen. La información sobre Javier Duarte la podían es “recibida en las oficinas centrales de la PGR, ubicadas en Paseo de la Reforma 211, octavo piso, colonia Cuauhtémoc; en el correo electrónico denunciapgr@nullpgr.gob.mx, o bien, en los teléfonos (55) 53 46 1544 y en el (55) 53 46 0000 extensión 4748 o en el 01 800 83 13 196, desde el interior del país”. Es por ello que extraña que sólo se haya subido la foto de Duarte como si de una celebridad se tratara. Lo más seguro es que el gobierno federal ya se haya decidido a entregarlo y este armando todo este entramado para dar cierta verosimilitud a su versión de “apenas nos lo encontramos”.

Duarte podría decir que es perseguido político, en caso de que lo atrapen
Algunas personas señalan que de encontrarse Javier Duarte en Canadá podría ocurrir lo mismo que con Napoleón Gómez Urrutia, quien no pudo ser extraditado a pesar de que el gobierno mexicano hizo hasta lo imposible. Pero el caso de Gómez Urrutia, líder minero, fue diferente, porque este fue considerado por el gobierno canadiense como perseguido político. El tratado de extradición entre México y Canadá señala muy claramente: “Si el delito por el cual se solicita la extradición es considerado por la Parte Requerida como un delito político o conducta conexa a tal delito”. Pero Duarte no es un perseguido político, Duarte es un delincuente de marras. Es por ello que en caso de que las autoridades canadienses lo detuvieran, la extradición deberá ser concedida “por conductas intencionales que de conformidad con las leyes de ambas Partes constituyan un delito punible por un término de prisión superior a un año, tanto al momento de la comisión del delito como al momento de la solicitud de extradición”. Claro que Javier Duarte, en su recalcitrante cinismo, podría decir que es un perseguido político al que le quitaron la gubernatura en un acto fuera de la ley. ¡Así de puerco es el marrano señores!

Armando Ortiz aortiz52@nullhotmail.com