Javier Duarte de Ochoa ha sido detenido en el municipio de Panajachel, Guatemala, aquí cerquita. La noticia calentó las redes sociales debido a la profusión de comentarios en torno al suceso, no siempre se detiene a un ex gobernador veracruzano. Pero Duarte de Ochoa ganó a pulso el repudio de los veracruzanos, y su gran avaricia, su patología de cleptómano irrefrenable incentivada por su compañera de vida causaron un grave daño a los veracruzanos. Duarte no es árbol caído porque gozó el poder a su entero albedrío sin corresponder a la confianza de la población de esta entidad a la que defraudó, nada de lo que se alegue a su favor podría ser atenuante de su delito de lesa población. Ahora deberá enfrentar las acusaciones que todos conocemos y esperamos que la ley ratifique, una vez más, que es dura, pero es la ley.